Pignata, Lamolina y el conflicto social en Argentina

62
¿Será por su humor negro que muchos no quieren a Pignata y prefieren bloquear su Twitter o porque dice cosas que muchos piensan, a pesar de no ser políticamente correcta?
Alcira Pignata se ríe de muchos políticos, en especial de los que fueron parte del gobierno K.

En los últimos días se dio a conocer desde el Ministerio de Seguridad de la Nación la puesta en marcha de un protocolo de seguridad con el propósito de establecer una nueva política para enfrentar las manifestaciones y cortes callejeros, es por eso que decidí establecer una “similitud” entre Alcira Pignata y Francisco Lamolina.

Mientras trascendían algunos detalles del protocolo vinieron a mi memoria dos personajes sin conexión entre sí: el ex árbitro de fútbol Francisco Lamolina y el/la twittero/a Alcira Pignata; Lamolina era conocido en el ambiente futbolístico de su época como la expresión más permisiva del arbitraje sintetizada en una famosa frase que a él se le adjudicaba para garantizar la continuidad del juego: ¡Siga, Siga! era la consigna. En el caso de Alcira Pignata, se ha hecho famoso/a por sus tweets de clara provocación con una encendida defensa de la “mano dura” para enfrentar el problema social ¡Bala! es su expresión más célebre.

Dos personajes sin aparente conexión entre sí pero que me permitieron reflexionar –y compartir estas reflexiones con ustedes- sobre las estrategias utilizadas en los últimos años en la Argentina para abordar la conflictividad social creciente y especialmente preguntarme ¿Hay una cambio tan abrupto y radical a partir del 10 de diciembre de la “descriminalización” a la “criminalización” de la protesta social? Permítanme relativizar esta ruptura:

    1. Volviendo a los personajes del inicio, la presidencia de Néstor Kirchner, con el telón de fondo de los muertos de diciembre del 2001 y las ejecuciones de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en Junio del 2002, aplicó más bien la doctrina lamolinesca del “Siga Siga” traduciéndose esta estrategia en un significativo descenso del número de muertos en protestas sociales, de 45 durante la presidencia de Fernando De La Rúa a solo 2 entre 2003 y 2007. El bien público a preservar era la paz social aún con los inconvenientes ocasionados por las manifestaciones y cortes callejeros.
    2. Durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, un fenómeno nuevo apareció en escena cual fue el creciente protagonismo de la izquierda social no kirchnerista en el control y dirección de la protesta social ¿El resultado? El endurecimiento del tratamiento de la problemática social siendo la difusión del denominado proyecto X, la ley antiterrorista, el ascenso a la jefatura del ejército del General Milani, vinculado al sector de inteligencia dentro de la fuerza y el protagonismo creciente del capussottiano Sergio Berni, expresión de un tratamiento menos permisivo con los cortes y protestas callejeras han sido las manifestaciones más emblemática del giro oficial.
  • Este giro se tradujo también en el incremento exponencial del número de muertos por protestas callejeras: de los 2 de Néstor Kirchner se pasó a 22 durante el ciclo de CFK, 13 de ellos durante los episodios de diciembre del 2013. Conclusión: Alcira Pignata le ganó a Francisco Lamolina.

El desenlace en diferentes acontecimientos de protesta social durante los primeros días del gobierno de Mauricio Macri –Cresta Roja, La Plata, Villa 1-11-14 entre otros- nos advierte de una aparente profundización de la política de endurecimento del abordaje del conflicto social evidenciada en el último tramo de la etapa del kirchnerismo; en todas ellas –en las dos primeras sobre todo- manifestaciones violentas y respuesta represiva cuanto menos desproporcionada ha sido el común denominador.

El problema que relaciona a Alcira Pignata y “pancho” Lamolina, entonces, es:

  1. Como desarrollar una estrategia que permita romper la dicotomía permisivismo o represión desproporcionada, sin perder de vista tanto el hecho de que el atributo específico que define al Estado Moderno es el monopolio de la violencia física legítima como así también se trata de su último recurso.
  2. ¿Cuáles son las instancias de negociación política previstas antes de la utilización del “último recurso”?
  3. ¿En qué ha consistido el proceso de preparación profesional de fuerzas de seguridad con vistas a la aplicación de un protocolo?

Frente al debate soy lamolinista ¡Siga Siga!

Pignata, Lamolina y el conflicto social en Argentina
4/(80%) de 4 votos)

Comentarios

1 Comentario

  1. Con el pretexto de “consolidar las reformas economicas que nos han permitido crecer”, lo que se plantea es una coa­licion que tergiversa el sentido de las palabras. “Gobernabi­lidad” es excluir a la izquierda, “reconciliacion” es contraban­dear una ley de amnistia para Alberto Fujimori, “garantizar el modelo” es no hacer ningun cambio y “no hacer olas” es evitar las banderas liberales en lo politico y lo social que Pedro Pablo Kuczynski coloco en su plan de go­bierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here