Abril Bogado: quiénes son los otros jueces que liberaron a “Pepito”

En las últimas horas, el doctor José Villafañe, a cargo del Juzgado de Ejecución Penal Nº2, se convirtió en un blanco de críticas por ser el responsable de que José Edgardo Echegaray, alias “Pepito”, el presunto asesino de Abril Bogado, la niña de 12 años muerta de un balazo en la cabeza el domingo pasado por la noche en La Plata, recuperara la libertad. “Pepito” salió del penal de Gorina el 22 de julio de 2015 a pesar de dos informes del Servicio Penitenciario Bonaerense en su contra que marcaban una “buena conducta” y estudios secundarios, pero también falta de trabajo y una requisa en el penal de Magdalena donde le habían incautado una faca y un celular. La pena unificada en su contra por robo agravado y tentativa de homicidio, dictada en 2012, daba para más: su fecha para extinguirse era el 22 de julio de 2018.

En estos días el sistema penal provincial tiene 42 mil presos -el mayor número de su historia– y el mapa está minado de reclusos con prisión preventiva: de acuerdo a fuentes en el SPB, la mitad de los detenidos en la provincia están presos bajo esta figura.

Pero el sistema que liberó al asesino de Abril Bogado, no termina en un solo juez. Una sala de la Cámara de Apelación platense integrada por tres jueces convalidó los argumentos de Villafañe. Lo hizo no solo de cara a las advertencias del SPB: una fiscal platense, Beatriz Castellanos de Bruzzone, también había apelado el fallo del juez de ejecución penal para que “Pepito” no volviera a la calle bajo la modalidad de libertad asistida.

El fallo que avaló con el último paso del sistema de ejecución penal la libertad de José Echegaray, Data del 24 de noviembre de 2015; los jueces que lo firmaron fueron Alejandro Gustavo Villordo y Ricardo Guillermo Szelagowski, que tuvo en sus manos el expediente que investigó la muerte de Miguel Bru.

Primero debe analizarse el planteo de la fiscal. En su escrito elevado a la Cámara el 16 de julio de 2015, una semana antes de que Echegaray saliera a la calle, la doctora Castellanos de Bruzzone razonó que la libertad de “Pepito” resultaba algo “prematuro” de cara a las sanciones disciplinarias que había recibido de acuerdo al SPB con un veredicto penitenciario de “inconveniencia” para su salida. “Es criterio de esta fiscalía que previo al otorgamiento de algún beneficio que implique externación se debe trabajar a fin de que, paulatinamente, se consoliden los aspectos psicológicos, sociales y laborales a fines de evitar la reincidencia delictiva y preservar la sociedad toda, apuntó Castellanos de Bruzzone a los jueces, quizás proféticamente.

Villordo y Szelagowski fueron tajantes: “La apelación interpuesta no puede prosperar”, apuntaron en su escrito. Adujeron que “Pepito” se había incorporado recientemente al régimen semiabierto, que todavía “no se ha formado concepto”, que cursaba tercer año del secundario y mantenía “buena relación con sus iguales” y acataba “las órdenes impartidas”. Por otra parte, los jueces valoraron que las sanciones disciplinarias no eran “de reciente data” y que Echegaray no había participado de “motines y/o fugas”.

El fallo también muestra otro beneficio: “Pepito” había recibido en diciembre de 2014, luego de que le encontraran su faca y celular en Magdalena, el beneficio de las salidas transitorias por plazos de 48 horas.

Hoy, al menos para el juez Villafañe, el panorama se ve tenso. El procurador de la provincia, Julio Conte Grand, anunció que analizará el accionar del magistrado con posibles acciones en su contra.

Abril Bogado: quiénes son los otros jueces que liberaron a “Pepito”
100% de 0 votos | Dale un puntaje a esta nota

Comentarios