Echegaray, entre su función y el afecto K

Hoy Ricardo Echegaray está en un puesto clave, donde debe controlar sus actos en los últimos doce años de gobierno en el kirchnerismo.

Ricardo Echegaray, hoy es el presidente de la Auditoría General de la Nación, cuya función es controlar los actos de gobierno, en especial los actos de corrupción. Para los que no lo recuerdan, por donde pasó dejó huellas de corrupción.

Echegaray y su pasado manchado de corrupción

La ONCCA tuvo que ser disuelta por el pago de subsidios a empresas inexistentes, a nombre de jubilados y sin recursos, que le representó al Estado pérdidas por el órden de no menos de cien mil millones de pesos, luego pasó por la Aduana, donde también la corrupción se potenció, luego ancló en la AFIP, donde está imputado en la causa Ciccone, y otras casos por otorgar moratorias y beneficios a empresas fuera de la ley.

Como si ésto fuera poco tiene una denuncia por enriquecimiento por el crecimiento injustificado de sus bienes en estos años donde sólo fue funcionario público.

Según la Cámara de Casacion, en la causa Ciccone, Ricardo Echegaray está por ser llamado a declaración indagatoria. Además tiene otras causas en la AFIP por otorgar moratoria fuera de la ley, es decir, favores a empresas, extorsiones y otros delitos de corrupción gravísimos.

Ricardo Echegaray hoy tiene un patrimonio que creció en forma exponencial, similar al de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al de otros ex funcionarios del gobierno kirchnerista.

Sólo el destino y la Justicia saben en qué quedarán los desmanejos de alguien que ya no está respaldado por el gobierno y que, además, no está para nada limpio ni libre de culpas y cargos. Además habrá que esperar cuál es la decisión política que toma el gobierno de Mauricio Macri, si lo remueve o lo mantiene en el puesto que por ley le corresponde.

Echegaray, entre su función y el afecto K
100% de 4 votos

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here