Edificación: altura máxima de 12 pisos y oficinas entre viviendas

Lograr que cada vez más vecinos puedan trabajar en el mismo barrio en que viven, incorporar nuevas tecnologías constructivas, reducir costos de edificación, evitar desproporciones violentas en el trazado urbano (como la presencia de una torre junto a una casa), garantizar las identidades barriales y aprovechar mejor los espacios de los departamentos son algunos de los objetivos que el gobierno porteño afirma perseguir mediante una propuesta de reforma de los códigos urbanístico y de edificación, que enviará a la Legislatura.

Estas dos normas fijan los parámetros sobre dónde, cuánto, cómo y con qué materiales se puede realizar una edificación en Buenos Aires. Pero la Ciudad considera que quedaron obsoletos y se propone reemplazarlos.

Aunque los urbanistas consultados consideraron positivo que se diseñen nuevos códigos, también hubo voces que cuestionaron que la participación ciudadana fue muy insuficiente.

Con el propósito de reducir el uso del automóvil, el plan intenta promover una ciudad policéntrica, que aliente a los vecinos a vivir, trabajar y buscar esparcimiento en el mismo barrio. Para ello se eliminarán las antiguas “zonificaciones”, que en el código urbanístico (aprobado en 1977) establecían áreas destinadas a un uso específico. Por ejemplo: la Ciudad Universitaria, para la educación; el microcentro, para actividades financieras, o la ribera del Riachuelo, para las industrias.

Si prospera la reforma impulsada, en las zonas más residenciales se podrían abrir pequeños comercios, mientras que en sus avenidas se permitiría la instalación de oficinas. De este modo, además el gobierno espera que una mayor circulación de gente y un uso nocturno más intenso del espacio público redundarán en un aumento de la seguridad.

También se intervendrá en la altura máxima de los nuevos edificios. Ya no estará determinada por cálculos matemáticos en función de la superficie de las parcelas. En el futuro se fijaría según un esquema fijo de seis valores, acorde con la identidad de cada barrio, que van desde la planta baja y dos pisos (nueve metros) hasta la planta baja y 12 pisos (38 metros).

Edificación: altura máxima de 12 pisos y oficinas entre viviendas
100% de 1 voto

Comentarios