El voto útil de los argentinos: del cacerolazo a las urnas

Hace varios años, miles de argentinos nos dimos cuenta de que el kirchnerismo lejos estaba del ideal republicano, del respeto a las minorías y de la primacía de la Justicia. A algunos nos despertaron los múltiples casos de corrupción; a otros, la infeliz frase con tufo autoritario “Vamos por Todo”; también están quienes se avivaron con la confiscación de los fondos de las AFJP, las estatizaciones que les hicieron perder millones de dólares a los argentinos, o al ver plagado al Estado de miembros de La Cámpora o de personas sin idoneidad, como Delfina Rossi.

Probablemente vos seas una de esas personas que, en algún momento, se dio cuenta de que aquello que nos estaba pasando no estaba bueno y creíste que merecíamos algo mejor. Y, porque creíste que merecíamos algo mejor, seguro fuiste uno de los millones de argentinos que salieron a las calles, en 2012, 2013 y 2014, reclamando un cambio en la forma en la que se estaban haciendo las cosas. Probablemente estás cansado, al igual que yo, de ver que existen conflictos entre amigos y familiares, por una grieta que sólo le ha servido a unos pocos para llenarse los bolsillos y le ha servido a otros para esconder sus fracasos, como hizo Daniel Scioli cuando –deliberadamente- ocultó el número real de muertos en las inundaciones de La Plata.

Hicimos todo lo que pudimos para evitar que se llevaran puesta a la Justicia y para que no corrieran a Campagnoli porque se animó a investigarlos, reclamamos por el asesinato de Nisman y en 2013 votamos para derrotar al kirchnerismo en las urnas.

El próximo domingo vamos a tener los argentinos una oportunidad histórica de frenar al kirchnerismo, al autoritarismo, al populismo. Tenemos la oportunidad de trabajar en equipo, como argentinos que creen que podemos vivir mejor, para impulsar un cambio de una vez por todas.

Lamentablemente, dado el escenario electoral que enfrentamos, si bien todo apunta a que vamos a tener una segunda vuelta entre Mauricio Macri y Daniel Scioli, los resultados están dentro del margen de error y podríamos no tener segunda vuelta y estar condenados a, por lo menos, 4 años más de kirchnerismo. Te pido que dejes de lado tu orgullo, que por un momento dejemos de lado lo que “nos gustaría” que pase y pensemos en lo que realmente puede pasar. Este domingo tenemos la posibilidad de habilitar una instancia más de batalla electoral, votando a Macri, y de terminar con decenas de años de pésimas gestiones, votando a María Eugenia Vidal y a otros tantos candidatos del Frente Cambiemos.

Tal vez Mauricio Macri no sea tu opción preferida, pero hoy resulta ser el único que puede llegar a segunda vuelta. Y si logramos eso, hasta la segunda vuelta, podemos trabajar juntos para que resulte ganador y terminemos con el kirchnerismo. Creo que somos capaces de lograr eso. Y luego podremos dirimir nuestras diferencias dialogando, debatiendo y trabajando en conjunto. Las diferencias dejarían de ser un problema y las aprovecharíamos para beneficiar a todos los argentinos.

Estoy convencido de que merecemos otra cosa. En su momento reclamamos la unión de la oposición pero, dadas las proyecciones electorales, esa unión sólo puede ser eficiente y lograr su objetivo si el próximo domingo votamos por Cambiemos, por Mauricio Macri y por todos los que creemos que Argentina merece otra cosa.

En su momento pudimos frenar al kirchnerismo, trabajando en equipo. Ahora, de la misma manera, tenemos la posibilidad de cambiar la historia de nuestro país. Espero que usemos nuestros votos para regalarnos otro futuro, con respeto, progreso y diálogo.

 

El voto útil de los argentinos: del cacerolazo a las urnas
100% de 2 voto[s]

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here