Enarsa y otras empresas oscuras en la era K

Las empresas creadas por Néstor Kirchner en 2012 manejaron 19.000 millones, en 2013, 27.000 millones y 60.000 millones en 2014.

La empresa estatal ENARSA estaría pagando entre el 60% y el 100% más de los precios de mercado por el combustible que tiene que importar nuestro país, según trascendió de funcionarios de ese sector. Con el agravante que los desembarques se hacen a condición del previo pago de cada envío.

Además, el gigantesco desborde de corrupción de esta empresa creada en 2004 por el entonces presidente Néstor Kirchner, se suma en 2010 la adjudicación (a dedo) a empresas de Lázaro Báez, sin antecedentes de idoneidad alguna, de una planta termoeléctrica que no fue construída, pero que los u$s 100 millones presupuestados para su compra “desaparecieron” del horizonte provincial. Así como siete pozos de petróleo que abarcan una superficie en Santa Cruz equivalente a la provincia de Tucumán.

Otro antecedente de presunto fraude al Estado, es la denuncia que involucra al dirigente social K, Luis D’Elía, sindicado dueño en las sombras de la firma Transporte de Combustible Atalaya, sucesora de Transporte de Combustibles del Sur, que celebró contratos presuntamente irregulares con ENARSA por al menos 10 millones de pesos mensuales. El testigo Mario Codarín, admitió haber sido puesto por D’Elía con el 95% de las acciones de la empresa transportista.

La empresa Energía Argentina S.A. (ENARSA) creada a finales de 2004, para la exploración y explotación de hidrocarburos sólidos, líquidos y gaseosos, así ha sido transformada por el gobierno en la mayor caja de corrupción K y por tal razón, sus responsables fueron denunciados ante la Justicia por administración fraudulenta, fraude a la administración pública y tráfico de influencias. La presentación fue del abogado Jorge Vitale y quedó radicada en el Juzgado Federal 10 a cargo de Daniel Ercolini,causa 6678/13, Fiscalía 6 de Federico Delgado. ENARSA es una empresa donde el Estado tiene el 53% de las acciones.

Pero el 12%, que corresponde a las provincias, nunca no fue distribuido. Tampoco el restante 35% de acciones, fue a la oferta pública, como correspondía. Lo concreto, esta empresa es totalmente estatal. Desde el momento de su creación hasta el día 10 de mayo de 2013, la presidió el ingeniero Ezequiel Omar Espinoza (foto con Julio De Vido), Pero ese día tuvo que renunciar al develarse que también era gerente de “La Rosadita” como llamaban a la financiera SGI de Federico Elaskar, ubicada en Puerto Madero, donde se comprobó que el empresario Lázaro Báez había lavado, como mínimo, 20 millones de dólares.

El Estado Nacional financia a varias empresas como ENARSA: en 2012 le giró 19.209 millones de pesos. En tanto para 2013 recibió 27.000 millones de pesos. Una enormidad de fondos públicos que durante diez años, ha sido manejados sin el menor contralor. La Auditoria General de la Nación confirmó que en los informes anuales que realiza que los balances de esta sociedad son un misterio. Los medios y los organismos de contralor, revelan que en ENARSA sólo se hacen contrataciones directas violando los más elementales principios de contratación pública que ordena la administración del Estado.

Pero además, existirían contrataciones digitadas, tráfico de influencias, sobreprecios y designación de personal exclusivamente kirchnerista. Sin duda, las decisiones para esta contratación no sólo pueden provenir de las autoridades de esta empresa, sino que son autorizadas expresamente por el Ministerio de Planificación Federal, cargo de Julio De Vido y la lógica aprobación presidencial. Otras graves irregularidades es que los responsables de esta empresa tampoco permiten auditorías, y se agravan las responsabilidad por la posible existencias de facturas truchas. Este conjunto de irregularidades graves contra el Estado y el Erario Público, motivaron en su momento, una inspección integral de la AFIP, que intempestivamente fue paralizada por el Gobierno. Creada para aportar al autoabastecimiento de combustibles y la producción energética argentina, la producción de ENARSA ni llega al 1% de la producción nacional.

El dato confirma que su principal papel es constituir la principal caja descontrolada que maneja la ex presidenta de la Nación.

A modo de ejemplo, digamos que sólo en 2012, esta empresa, importó combustible por 10.000 millones de dólares y que este año ese mismo tipo de operaciónes oscilarán entre 14.000 y 15.000 millones de dólares. Irónicamente, la formación de esta sociedad había sido para aportar al autoabastecimiento del petróleo y la energía para nuestro país.

Desde su fundación hasta el pasado 13 de mayo, día en que renunció, ENARSA fue presidida por Espinoza. Su alejamiento lo precipitó el hecho que junto a su contador Jorge Cerrota, era también directivo de S.G.I. (La Rosadita). Espinosa, a cargo ya de la empresa estatal estuvo involucrado en la contratación del avión que en 2008 trajo al venezolano Antonini Wilson con su bolso con 800 mil dólares destinados a la campaña de CFK.

Otro escándalo que, sin embargo estuvo muy oculto, fue cuando en junio del 2012 el director de finanzas, Ricardo Alberto Cabrales, tuvo que renunciar por haber sido descubierto responsable de graves irregularidades en los seguros de ENARSA . Las denuncias internas y también de la Auditoría General de la Nación (AGN) fue sobre gastos portuarios, pagos injustificados y las irregulares licitaciones de la centrales térmicas de Ensenada y Brigadier López.

Nepotismo en Enarsa

Otro dato que subraya la modalidad K de integrar a familiares en los directorios de empresas estatales, fue que la escribana Martha Cascales, esposa del secretario Guillermo Moreno, Síndica de ENARSA, además de ser funcionaria de la empresa ARSAT Empresa Argentina de Soluciones Satelitales. Cascales, de estrecha amistad con la presidenta, fue la responsable de armar la sociedad Meldorek de Sergio Schoklender involucrada en la estafa del Programa de Viviendas Sueños Compartidos. A lo que hay que añadir que la escribana fue la asesora legal en los negocios del gobierno nacional con Venezuela,y también creó 46 empresas fantasma destinadas a recibir subsidios de la ONCCA, cuando este organismo lo dirigía el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.

El nuevo presidente de ENARSA fue Walter Gagyas. Un amigo de De Vido. En tanto Gastón Ghioni fue el nuevo direcor. En definitiva, se sabe que la inmensa mayoría de las autoridades de ENARSA son familiares y amigos de ex funcionarios kirchneristas. De la importancia mayor de que la investigación ponga su foco en las contrataciones directas, licitaciones y particularmente si los precios que paga el Estado sufren los enormes sobreprecios que han trascendido.

Enarsa y otras empresas oscuras en la era K
100% de 3 votos

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here