Finanzas: las condiciones de Argentina, en su mejor nivel en una década

El regreso de la Argentina a los mercados de capitales fue central para la política económica del gobierno de Mauricio Macri y las finanzas argentinas. La reducción de tasas de interés permitió a la administración nacional recurrir al crédito para afrontar una transición todavía compleja, con profundo déficit fiscal y una actividad recesiva.

En ese marco, un estudio del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), elaborado en conjunto con la consultora Econviews, aseguró que «las condiciones financieras siguieron mejorando y ya se ven brotes verdes en la actividad económica», luego de que su Indicador de Condiciones Financieras (IFC) mostrará un repunte en las finanzas respecto de diciembre y se situara en su punto más alto en casi una década.

«En enero el ICF mejoró muy levemente, apenas 0,8 puntos respecto a diciembre, y alcanzó los 48,2 puntos, superando así los registros previos a la elección de Trump y marcando el mejor registro desde octubre de 2007», explicó el estudio.

El análisis había detectado una «zona de confort» en la que las condiciones financieras se habían estancado durante los últimos siete meses en forma ininterrumpida desde julio pasado, pero que mostró una reciente reacción positiva debido a que «finalmente a aparecer los primeros brotes verdes en la actividad económica».

En el balance general jugó en contra el contexto interno, «por un menor dinamismo de los depósitos en dólares y una aceleración de la inflación ‘core’ mensual». Este deterioro fue compensado en parte por «un aumento del Merval y la liquidez de corto plazo y una baja en la tasa BADLAR», pero fundamentalmente por las condiciones externas, que «tuvieron una tenue mejoría, de la mano de una menor volatilidad en acciones emergentes y de EEUU, y una merma del riesgo global».

«Este avance no fue mayor por un aumento en la volatilidad de las monedas emergentes. Por otra parte, si bien la suba en el rendimiento de los Treasuries (bonos del Tesoro de los EEUU) a 10 años y el resultante mayor empinamiento de la curva soberana de EEUU tras el triunfo de Trump habían deteriorado las condiciones externas, en enero hubo una mejoría gracias a un recorte en el rendimiento de los Treasuries más largos», refirió.

El nivel que alcanza la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU es muy importante para la proyección financiera local, puesto que la banca JP Morgan hace la medición del Riesgo País al comprar la brecha de rendimientos entre este título soberano norteamericano -una referencia mundial-, con sus pares de países emergentes, como la Argentina.

En ese sentido, el Riesgo País argentino se estabilizó el último año por debajo de los 500 puntos básicos y hoy se sitúa en los 460 enteros, margen que le permitió al Ministerio de Finanzas colocar nueva deuda en dólares a una tasa inferior al 7% anual.

El informe apuntó que «la economía argentina siempre creció cuando las condiciones financieras permanecieron en zona de confort durante un lapso prolongado», lo que explicó que a partir de octubre de 2016 hayan «comenzado a verse los primeros brotes verdes en la actividad económica».

En una mirada más abarcadora en el tiempo, la eliminación del control de cambios o «cepo», dispuesta en diciembre de 2015, permitió una sustancial evolución positiva para el ICF, que se observó en las comparaciones interanuales del indicador. Superada la etapa de las restricciones al dólar, hoy son más gravitantes las condiciones externas, que inciden en el mercado financiero nacional.

Así, las condiciones externas mejoraron el último mes «aún a pesar de los temores que disparó la elección de Trump», refirió el IAEF, gracias a una «menor volatilidad en commodities y acciones, una suba en la inflación esperada en EEUU y una merma en el riesgo global».

Finanzas: las condiciones de Argentina, en su mejor nivel en una década
100% de 1 voto[s]

Comentarios