Fiscales: soldados de la Democracia en nuestro país

Los términos fiscal y fiscalizar derivan de la expresión latina fiscus, como se denominaba entre los romanos el “tesoro público”.

En un sentido general, modernamente: la palabra fiscalizar significa controlar, vigilar, supervisar, inspeccionar.

Aplicada al proceso electoral, la fiscalización consiste en el ejercicio de todos aquellos medios de vigilancia y control electorales, por parte de las autoridades competentes, con el objeto de asegurar que los comicios se adelanten conforme a la legislación electoral y traduzcan la expresión libre, espontánea y auténtica de los ciudadanos.

Los mecanismos de fiscalización electoral son la expresión más concreta de garantía a los derechos constitucionales y políticos, a los intereses legítimos de partidos políticos, candidatos y ciudadanos y, en suma, a la  legitimidad del proceso democrático representativo.

La ley electoral Argentina indica que los fiscales electorales deben ser designados por partidos políticos, pero también hay miles de voluntarios comprometidos por la transparencia electoral, que es la base del sistema democrático.

Desde el año 2013 los ciudadanos comenzaron a participar activamente en los comicios, en forma voluntaria, para poder ser parte de esa garantía de transparencia.

50.000 personas se inscribieron y se capacitaron desde el año 2013 en la Ong Red Ser Fiscal y formaron parte de esta red de fiscales voluntarios, fueron construyendo de esa manera, ciudadanía responsable y comprometida hasta el día de hoy que siguen sumándose a la tarea.

Se ha logrado concientizar a la población sobre la importancia de la transparencia electoral y la calidad institucional, entendieron que si las instituciones del estado no les daban garantías, debían valerlas por ellos mismos.

Decidieron ser soldados de la Democracia, sacrificando (o ganando) un día de sus vidas para fiscalizar el voto de todos.

Porque entendieron que el esfuerzo de un día garantizaba una mesa sin fraude, que cuidar cada voto posibilitaba que mermen las diferentes formas de delito electoral.

Los fiscales son los ojos de todos nosotros, cuidan nuestra voluntad de elección.

Este año se suman 3200 mesas mas en todo el país, son 97.000 en total y para lograr una calidad electoral de excelencia se necesita un fiscal por mesa y por partido. La realidad es que no todos los partidos políticos tienen la estructura logística y económica para poder cubrir tantas mesas en todo el país, por eso, si entendemos que un solo voluntario que cuide los votos de todos, sin importar su ideología, es cuidarnos a todos, podremos decir sin utopías que las 97.000 mesas pueden ser cubiertas.

Este 13 de agosto se necesitan elecciones transparentes para seguir cambiando nuestra historia, para terminar con los sistemas fraudulentos, y para empezar a tomar conciencia que fiscalizando nos comprometemos como ciudadanos, cuidando nuestro voto, el de nuestro prójimo y el de toda la ciudadanía.

Sé Fiscal, por vos y por la República.

Porque nuestro voto vale y vos también.

Fiscales: soldados de la Democracia en nuestro país
100% de 1 voto

Comentarios