Gobernadores peronistas, la tercera vía

Los gobernadores peronistas que debutaron en diciembre en la administración de sus provincias comenzaron a armar una tercera vía, ajena al sector de Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y al kirchnerismo residual.

El objetivo de este grupo de mandatarios que atraviesan el primer mandato en sus territorios es liderar la renovación del partido, hoy presidido por un desprestigiado José Luis Gioja.

La nueva línea de Gobernadores peronistas, la integran Gustavo Bordet (Entre Ríos), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Uñac (San Juan).

Este grupo está analizando la realización de una cumbre de gobernadores “nóveles” para comenzar a juntar volumen político propio que les permita negociar con Sergio Massa o quien mida mejor en el panperonismo en 2017, con la idea de volver a la escena política en 2019.

Las “caras nuevas” del peronismo del interior del país tienen nexos con otras terminales del peronismo en reconstrucción, como Diego Bossio y los intendentes bonaerenses que integran el Grupo Esmeralda liderado por Martín Insaurralde.

La relación de estos gobernadores con Massa es de desconfianza, aunque con la idea de acordar en un futuro. En cambio, con Urtubey hay una mala relación en general, puesto que al salteño lo acusan de plegarse demasiado al Gobierno de Mauricio Macri y de elogiarlo de tal manera que no logra enamorar a la mitad del país que votó en contra del líder de Cambiemos.

Al novio de Isabel Macedo lo cuestionan de jugar solo y muy pegado al macrismo, además de carecer de un carisma que genere cariño no sólo en la gente sino en la propia clase dirigente.

El propio Urtubey se percató de que lo estaban aislando y apuró una reunión con dos intendentes del Grupo Esmeralda, Eduardo “Bali” Bucca (Bolívar) y Mariano Cascallares (Almirante Brown). Esa foto, sin embargo, demostró el carácter mediático del salteño: sólo realiza golpes de impacto en los medios, pero no contesta llamados ni arma reuniones políticas como un líder.

En tanto que Florencio Randazzo, otro actor del “peronismo racional”, sigue guardado por temor a que si reaparece en la escena política, el Gobierno lo destruya con nuevas denuncias sobre su gestión en el ministerio del Interior y Transporte. En junio, en ese sentido, el Gobierno denunció ñoquis, sobreprecios y robos durante su gestión.

Gobernadores peronistas, la tercera vía
100% de 2 voto[s]

Comentarios