Gobierno Abierto ¿La solución para la corrupción?

En el mes de noviembre de 2012, el Estado argentino manifestó la clara convicción de trabajar junto con la OGP (Open Government Partnership) en la coordinación de acciones con aquellos países que comparten los principios de Gobierno Abierto. A partir de esto en abril de 2013 el Poder Ejecutivo Nacional presentó el Plan de Acción de la República Argentina donde establece los compromisos a cumplir, tales son los casos de los programas: Argentina Conectada, Conectar Igualdad, la Televisión Digital Abierta, la Agenda Digital Argentina y los desarrollos en materia de Gobierno Electrónico, entre otros. Actualmente en Argentina existen experiencias de políticas de Gobierno Abierto implementadas en Bahía Blanca y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que actualmente participaron junto con la provincia de Buenos Aires y la provincia de Neuquén del “Evento Nacional de Gobierno Abierto” organizado por la Jefatura de Gabinete de Ministros del Gobierno Nacional.

La política de Gobierno Abierto se basa en tres pilares básicos: la transparencia, la colaboración y la participación. El significado de cada uno de estos conceptos está expresado en el Memorándum sobre Transparencia y Gobierno Abierto que el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, promulgó el 21 de enero de 2009:

  • El gobierno debe ser transparente: debe fomentar y promover la rendición de cuentas de la Administración pública y de los tres poderes que conforman la república (por ejemplo la declaración jurada de los miembros del poder judicial, legislativo y ejecutivo) ante la ciudadanía y proporcionar información sobre lo que está realizando y sobre sus planes de actuación (como podría ser el boletín oficial en donde se publican las licitaciones para obra pública). El acceso a esta información pública tiene que ser sencillo y claro, permitiendo de esta manera que los ciudadanos puedan realizar un control de la acción de gobierno.
  • El gobierno debe ser colaborativo: debe comprometer a los ciudadanos y demás agentes en el propio trabajo de la Administración. La colaboración supone la cooperación no sólo con la ciudadanía, sino también con las empresas, las asociaciones y demás agentes. Permite el trabajo en conjunto dentro de la propia Administración entre sus empleados y con otros entes administrativos.
  • El gobierno debe ser participativo: debe favorecer el derecho de la ciudadanía a participar activamente en la conformación de políticas públicas (como el diseño del presupuesto) y animar a la Administración a incorporar las opiniones y las experiencias de los ciudadanos. Por tanto, impulsa acciones y las orienta para que haya un mayor protagonismo de los ciudadanos en asuntos públicos, de esta forma compromete a las fuerzas políticas con sus conciudadanos.

La doctrina de Gobierno Abierto está muy ligada al uso de las tecnologías de la información y la comunicación. Según Alejandra Naser y Gastón Concha “en este contexto, las TIC juegan un rol fundamental: son las herramientas que están produciendo los cambios más radicales en la gestión pública y privada(…) Se puede decir que es una nueva forma de gobierno que basa y fundamenta su aplicación en los resultados esperados, haciendo un uso eficaz de los recursos con que se cuenta, teniendo como objetivo el uso de las TIC para mejorar los servicios y la información ofrecida a los ciudadanos, a las empresas y al propio Gobierno, mejorando y simplificando los procesos de soporte institucional, y facilitando la creación de canales que permitan aumentar la transparencia y la participación ciudadana”.

 Ya teniendo conocimiento de lo que es un gobierno abierto y de la existencia de proyectos en distintos territorios del país  ¿Es posible un Gobierno Abierto en Argentina? ¿Es esta una solución para la corrupción?

En relación a la posibilidad de poder implementar este tipo de política en la Argentina, el Diputado Nacional, Doctor Pablo Tonelli aseguró en la entrevista realizada que “es posible y va a ser difícil pero finalmente creo que hacia eso hay que tratar de ir (…) se puede llevar a cabo esencialmente cambiando la cultura de los gobernantes que hoy en día son muy reacios a la transparencia, a la información pública y que siguen creyendo que la mayor parte de lo que se hace en el Gobierno es secreto o es reservado cuando en rigor de verdad no debería ser así. De modo que necesitamos algunas normas que aseguren la transparencia y el acceso a la información del público pero también necesitamos un cambio de mentalidad y un cambio de usos y costumbres en el gobierno, en la administración pública.”

Ya han transcurrido más de tres años desde que la Argentina conforma la Alianza para el Gobierno Abierto y hace más de dos años que presentó su Plan de Acción. Viendo que los niveles de corrupción no han cambiado a pesar de ser uno de los pioneros en América Latina en dar este paso institucional, nada ha cambiado desde que tomamos este compromiso con el mundo. Sería importante que el próximo gobierno gestione con mayor transparencia, sin manipular números ni estadísticas, dando la oportunidad a todos los argentinos de conocer como se imputan nuestros fondos públicos y que resultados tienen en el tiempo. La lucha contra la corrupción se empieza cambiando a los políticos lamentablemente porque las ideas mueren en las buenas intenciones de quienes las impulsan cuando no hay voluntad política que realmente quiera llevarlas a la práctica.

 

 

Gobierno Abierto ¿La solución para la corrupción?
100% de 2 votos

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here