Jean-Michel Blanquer dejó sus recetas para que los chicos aprendan más

El ministro de Educación de Francia, Jean-Michel Blanquer, llegó al país para participar del grupo de Trabajo de Educación del foro internacional G20 -en Capital- y de la Cumbre Académica de América Latina y la Unión Europea, en Córdoba.

Este 2018, por iniciativa Argentina, es la primera vez que Educación se incluye en la agenda del foro internacional G20. “Fueron jornadas muy enriquecedoras, donde se ha coincidido en la gran importancia de la educación”, dijo Finocchiaro. Y agregó que “los equipos de trabajo están elaborando conclusiones, que vamos a dar a conocer”.

Jean-Michel Blanquer es el ministro con mejor imagen del gabinete de Emmanuel Macron. En enero, logró convencer a más del 70% de la audiencia del programa de TV “L’Émission politique” y en las revistas lo titularon como “la nueva estrella” y como el “vicepresidente”. Antes de ejercer como funcionario, fue profesor, rector, y director. También escribió los libros “La escuela de la vida” y “La escuela de mañana”, en los que detalla su propuesta y elogia la autonomía de los docentes.

“Para mí es una de las personas referentes en el mundo de la educación. Está encarando una reforma muy profunda en Francia. Es un hombre que ama la educación”, lo presentó Finocchiaro. “Estoy muy feliz de estar en Argentina. Hay una amistad entre los dos países y una amistad entre nosotros. Los dos tenemos una misma visión de la educación”, le respondió Jean-Michel Blanquer.

“En el mundo de mañana, la educación tendrá un papel aún más importante que hoy en la sociedad, pero también en la economía. Representará un porcentaje de Producto Bruto Interno más importante que hoy. Entonces, todo el mundo tiene que invertir en la educación”, continuó el ministro Jean-Michel Blanquer. De hecho, el financiamiento educativo es uno de los temas que se debate en este G20.

Luego, Jean-Michel Blanquer hizo un resumen de las reformas educativas en Francia. “Los primeros años de los niños son sumamente importantes”, indicó. Por eso, hace dos semanas decidió bajar la edad de entrada a la escuela: desde 2019, será obligatorio a partir de los 3 años.

Blanquer pone el énfasis en el lenguaje y las matemáticas. También en la música y el juego, que “tienen un papel importante para el vocabulario del niño”. Incluso, en junio, el ministro sugirió a las escuelas que recibieran a los alumnos con música. Según medios europeos, algunos colegios se apuraron para hacer ensayos con sus coros. Otros, directamente, pusieron grabaciones.

Además, prioriza al “respetar al otro”, porque “la escuela debe transmitir saberes, pero también valores”. Considera que un factor de éxito es generar una “escuela de confianza”, donde haya una buena relación entre los padres, los maestros, y la escuela. “A veces hay una falta de respeto de parte de las familias y debemos construir este respeto”, señaló Blanquer y asumió que “nuestros países son muy similares en cuanto a eso”.

Una medida clave fue dividir por dos las clases en el primer año de escuela, a los 6 años. Por lo tanto, hay cursos de solo 12 alumnos. Alcanza a los territorios más desfavorecidos, para compensar las dificultades que tienen los niños más pobres. “Vamos a tener los primeros resultados en junio”, dijo Blanquer.

Su segunda prioridad es el liceo profesional, es decir, la enseñanza que hay alrededor de los 16 años. En este sentido, tienen en cuenta la revolución digital y la revolución ecológica, “porque estos dos fenómenos tienen como consecuencia una evolución de las profesiones”, sostuvo.

El último diciembre, el Gobierno francés decidió prohibir el uso de celulares en el aula, en recreos y otros momentos libres. “Hay aspectos muy positivos y aspectos muy negativos en la tecnología. Lo negativo es que cuando los niños ven demasiadas pantallas, es muy malo. Yo hablo de eso para dar un mensaje de salud pública”, señaló Blanquer. “La revolución digital no se resume con las pantallas. Hay robots que son muy útiles para la socialización de los niños con autismo. Debemos ver en particular tecnología sin pantallas, con inteligencia artificial”, agregó el ministro.

Consultado sobre cómo se resuelve en Francia el tema salarial, Blanquer respondió que “es muy importante, porque los profesores representan más o menos la mitad de la función pública. Queremos pagar más a nuestros maestros, pero no es fácil porque las consecuencias presupuestarias son importantes. Queremos dar incentivos para los profesores, especialmente para los que quieren trabajar en los territorios más difíciles”.

Respecto a los trabajos del futuro, Blanquer aseguró que es “un defensor optimista del papel del profesor en el mundo del mañana. Va a ser aún más importante que hoy, porque va a transmitir un saber y a estructurar este saber y a hacer una distinción entre la verdad y la mentira, dentro de todas esas fuentes de información que existen ahora. Nuestro papel es construir ese prestigio”.

Jean-Michel Blanquer y su paso por Córdoba

Córdoba empezó a celebrar el centenario de la Reforma Universitaria con una cumbre educativa internacional, que culminó este viernes con la presencia del ministro de educación francés Jean-Michel Blanquer.

Jean-Michel Blanquer dejó sus recetas para que los chicos aprendan más
90% de 2 votos

Comentarios