La salud mental de nuestros dirigentes que se imaginan los demás

Tal vez hay en ciertas personas un sentimiento de lejanía de los demás, el cual se intenta contrarrestar con «fidelidades» ideológicas, que expliquen el porque se debe estar mejor de lo que estamos.

Tal vez, las explicaciones son lejanas a las realidades en un sentido amplio y abarcativo, y lo curioso de nuestro sistema democrático de gobierno, sea la posibilidad que éste nos brinda, de acercar y orientar la explicación de los hechos y los valores a la realidad buscada y deseada en su ideal».

Tal vez siempre van a estar distanciados:

-Filosofía y Estado.
-Partidos políticos y Gobierno (oficialismo/oposición).
-Pueblo y ciudadanía.

Tal vez sería atribuible a la crisis cultural de occidente la distanciación de pueblo/ciudadania, pero tal vez es una separación existencial del hombre por ser humano, y esta sea ineludible.

La democracia tal vez es de «los emprendedores», de aquellos, que pueden buscar autoridad para expresar «lo-que-sienten», porque su cualidad de representar los actos «deseados» de los demás y proponerse dirigirlos les atribuye autoridad ética. Tal vez la pulsión de brillar como una estrella popular sea algo característico del hombre ordinario (común), el mismo hombre realizaría sus anhelos cumpliendo «el sueño» de la felicidad de la mayoría. Como explican algunos maestros espirituales, se es feliz buscando la felicidad de los demás.

Tal vez la prudencia nos dicta los tiempos y entramados del estrellato, tal vez se prefiere la salud en ir eligiendo la autenticidad de la propia individualidad humana. Y tal vez la autenticidad no puede satisfacer la necesidad pública. Tal vez la necesidad publica-existencial, es algo que debe ser tarea de todos. Y no sólo de algunos héroes o de pobres mártires, que llevan las de figurar la responsabilidad pública por lo que sucede con cada uno de los ciudadanos.

Tal vez, no vivir como un parásito de la opinión pública requiere relativizar que es ser estrella y que es ser auténtico, hasta el punto común del orden público, que no relativiza, qué está de acuerdo con el conjunto de las leyes y qué no…

La salud mental de nuestros dirigentes que se imaginan los demás
100% de 3 voto[s]

Comentarios