La Universidad de Buenos Aires, en problemas por denuncia

El fiscal federal Guillermo Marijuan investiga una denuncia contra los funcionarios Sergio Provenzano y Fernando Cassete, quienes desempeñan actualmente los cargos de Decano y Secretario de Asuntos Legales, respectivamente, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, acusados del delito de presunto abuso de autoridad.

La investigación tuvo su origen en una presentación realizada por Héctor Alberto Nieto, en la que dio cuenta del presunto ejercicio arbitrario de la autoridad por parte de miembros del Consejo Directivo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Según el denunciante, en la sesión del 13 de octubre de 2016, los denunciados dictaron una resolución para discontinuar la carrera de médico especialista en medicina del trabajo que se dictaba en el hospital Piñero, medida por la que resultaron perjudicados el propio denunciante y Jorge Gilardi, vicedirector de dicha carrera en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

La causa actualmente se encuentra tramitando ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nro 12, Expte 6248/17, caratulada Provenzano Sergio, Cassete Fernando s/ abuso de autoridad y violación a los deberes de funcionario público.

Nieto solicitó ser tenido como parte querellante y recordó que “la anulación de una cátedra invocando hechos falsos, en claro abuso de la autoridad, involucra normas federales que hacen al gobierno de las autoridades académicas”.

Sube la Universidad de Buenos Aires pero caen la mayoría de las argentinas

Como viene sucediendo desde 2014, la UBA volvió a subir posiciones en el ranking de universidades QS. El año pasado había entrado al selecto grupo de las 100 mejores del mundo cuando ocupó el puesto 85. Ahora escaló diez puestos más y ya se ubicó en el lugar 75, a sólo un punto del récord latinoamericano, que había obtenido la UNAM (México) en 2006. La UBA subió 123 puestos en ese ranking desde 2014 y sigue siendo, por tercer año consecutivo, la mejor de Iberoamérica. Todo esto sucede en momentos en que la mayoría de las otras universidades argentinas -que están muy por debajo en QS – pierden posiciones.

Las autoridades de la UBA atribuyen el crecimiento a dos factores: primero, que ahora están entregando la información “de una manera más ordenada, organizada de acuerdo a la forma en que los rankings piden los datos”; y segundo, “por una mejora real de la universidad”.

“Hemos fortalecido los programas de internacionalización. Incrementamos el porcentaje de alumnos que hacen intercambio, en un 600% desde 2007 y 200% desde 2014. Son programas que dan resultado a mediano plazo. Y es lo que se está viendo en QS, que toma en cuanta lo que ellos llaman la reputación académica y del empleador, es decir, cómo ve el mundo a los profesionales de la Universidad de Buenos Aires o cuánto vale nuestro título. En eso obtenemos más de 95% cuando el promedio del resto de las universidades argentinas llega al 32.2%. Hay una diferencia abismal”, dice Alberto Barbieri, rector de la UBA.

Marcelo Rabossi, investigador de la Universidad Di Tella, coincide en que la UBA empezó a ordenar sus publicaciones. “Ahora impulsan que los investigadores publiquen solo bajo la sigla UBA y no University of Buenos Aires u otra. Cuando QS busca la cantidad de citas no hay confusión de que pertenecen a esa universidad y no a otra”, explica.

El dato llamativo que entregó el nuevo ranking fue la mala performance de la mayoría de las universidades argentinas. Además de la Universidad de Buenos Aires, solo la de Belgrano y de Palermo mejoraron. El resto perdió posiciones. Las 16 universidades argentinas que aparecen en el ranking han descendido en su reputación por parte de los empleadores y en el impacto de las investigaciones.

Rabossi encuentra dos posibles explicaciones. “QS otorga el 50% del peso final del puntaje a una encuesta de percepción, que es una herramienta débil. La percepción tiende a dar mayor estabilidad a las universidades que históricamente rankean entre las mejores. Además, QS cambió los indicadores con los que evalúa y también podría influir”.

Como ya es costumbre, el podio de las diez mejores universidades del mundo otra vez quedó para los Estados Unidos y el Reino Unido. Por sexto año consecutivo, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) ocupó el primer puesto, seguido por Stanford, Harvard y Caltech. En la región, por detrás de la UBA (75) recién aparece la Universidad de San Pablo (121), después la UNAM (122) y la Católica de Chile (137). Entre las cien mejores, la única universidad latinoamericana es argentina: la Universidad de Buenos Aires. Y también es la única gratuita en ese top 100.

El ranking que se conoció ayer es realizado todos los años por la consultora inglesa QS. A diferencia de otros rankings, como el de Shanghai (de China) y el CWUR (de Arabia Saudita), QS asigna mucho peso a la “reputación institucional”, una medida basada principalmente en la percepción de los encuestados.

“Sigo manteniendo que estos rankings son relativos y no reflejan el verdadero impacto que genera la universidad pública en la sociedad. Pero todo el mundo los toma en cuenta y en todos estamos siempre entre los primeros”, dice Barbieri.

El rector aprovechó para señalar el “bajo presupuesto” que tiene hoy la Universidad de Buenos Aires en comparación al resto de las universidades que participan del ranking. “Tenemos un presupuesto anual de 800 mil dólares para 320.000 alumnos frente a los 4.000 millones para 90.000 estudiantes de la de San Pablo, o los 3.000 millones para 340.000 estudiantes en la UNAM. Y obtenemos mejores posiciones que todas ellas”, destaca Barbieri.

La Universidad de Buenos Aires, en problemas por denuncia
100% de 0 votos | Dale un puntaje a esta nota

Comentarios