Los verdaderos responsables de las inundaciones

¿Sabías que cada vez que cargás combustible estás pagando un impuesto que tiene como finalidad recaudar fondos para que las personas que hoy están evacuadas por las inundaciones no tengan que estarlo? El impuesto se llama “tasa de infraestructura hídrica”, y fue creado a través del decreto 1381 del año 2001, por el entonces presidente, Fernando De la Rúa. En el mismo decreto también se constituyó el Fideicomiso de Infraestructura Hídrica al cual iría todo el dinero recaudado.

En el año 2006 el decreto fue ratificado mediante la ley 26.181, en la cual el principal cambio que se realizó sobre la normativa original fue el modo de cálculo de alícuotas. Actualmente, la misma es del 4,5% sobre el valor de la nafta, y 8,1% sobre el valor del gas utilizado como combustible.

Comparto un extracto de la legislación que explicita cuál debe ser el destino de lo recaudado por el fideicomiso:

Art. 12. — Serán beneficiarios del FIDEICOMISO DE INFRAESTRUCTURA HÍDRICA:

a) Los contratistas y/o encargados de proyecto de obras, mantenimiento y servicios de infraestructura en la medida y con el alcance que le sea comunicado por el MINISTERIO DE INFRAESTRUCTURA Y VIVIENDA por los proyectos de infraestructura de obras hídricas de recuperación de tierras productivas, mitigación de inundaciones en zonas rurales y avenamiento y protección de infraestructura vial y ferroviaria en zonas rurales y periurbanas, comenzando por aquellas regiones que se encuentran en emergencia hídrica.

b) Los concesionarios de (…) mantenimiento de vías navegables (…)

c) (…) entidades financieras que ocurrieren al financiamiento de proyectos de infraestructura hídrica (..)

Art. 13. — El FIDUCIANTE (o sea, el Estado Nacional) no podrá disponer en modo alguno de los bienes fideicomitidos para atender gastos propios, o de sus empleados dependientes, ni podrá crear organismo, consejo, comité directivo o ente alguno con facultades decisorias o de control sobre el FIDUCIARIO.

Art. 15. — EL FIDEICOMISO DE INFRAESTRUCTURA HIDRICA será administrado por el FIDUCIARIO (Banco de la Nación) de los bienes que se transfieren en fideicomiso (…) con el destino único e irrevocable que se establece en el presente decreto (…)

Art. 20. — Los bienes fideicomitidos se destinarán: al pago de las acreencias que resulten titulares aquellos beneficiarios por la ejecución de obras (…)de infraestructura hídrica (…) mitigación de inundaciones en zonas rurales y avenamiento y protección de infraestructura vial y ferroviaria en zonas rurales y periurbanas, comenzando por aquellas regiones que se encuentran en emergencia hídrica.

Estamos ante una clara legislación que no da lugar a equivocaciones: hasta el último centavo recaudado debe ser destinado, exclusivamente, a obras de prevención y mitigación de inundaciones.

Si desde el 2001 se juntan fondos para realizar obras que eviten las inundaciones o, al menos, limiten su gravedad, ¿por qué hay hoy más de 20 mil evacuados en el litoral?. ¿Por qué, en agosto, miles de habitantes de la provincia de Buenos Aires perdieron todo?

En la página web de la Unidad de Coordinación de Fideicomisos de Infraestructura se pueden encontrar los datos de ingresos y egresos de fondos al fideicomiso, desde 2002 hasta octubre de 2015. Los informes no son muy claros.

La información no está ordenada de forma tal que se pueda corroborar fácilmente si los ingresos se corresponden con los egresos. La información que sí puede obtenerse fácilmente es la de qué obras se hicieron y en qué provincia.

Si apelamos a los conocimientos básicos de geografía que posee el ciudadano común, cualquiera puede deducir que las provincias con más probabilidades de inundarse son Corrientes, Entre Ríos, Formosa y Chaco. Hilando un poco más fino, quizás también, Santa Fé. Justamente las provincias que hoy están bajo el agua. Es cierto, Buenos Aires también se inunda. Pero, ¿qué persona con un mínimo de sentido común no pondría al litoral en la cima de la lista de prioridades?

Por otro lado, ¿cuál es la provincia más relevante a nivel electoral, no sólo por volumen de votos, sino también simbólicamente? ¿Qué provincia ha sido territorio peronista hasta diciembre de este año?

Respuesta: Buenos Aires. La misma provincia que recibió la mayor cantidad de fondos provenientes del fideicomiso de infraestructura hídrica.

Haciendo una estimación cruda de los datos sobre provincias destinatarias de los fondos desde 2002 hasta octubre de 2015, en Buenos Aires se aprobaron 6 veces más obras que en Entre Ríos (138 vs 23). La cantidad de obras realizadas en Entre Ríos, Corrientes, Santa Fé, Formosa y Chaco en ese periodo, es la misma que aquellas realizadas sólo en Buenos Aires.

En una sola provincia (que ni siquiera está ubicada en el área más susceptible a inundaciones) se realizaron la misma cantidad de obras que en cinco provincias que están literalmente rodeadas por agua.

Y lo que es peor: aun así, Buenos Aires se sigue inundando. ¿Cómo puede ser?

Hay tres opciones:

1. Los fondos salieron, pero las obras no se realizaron

2. Las obras se realizaron mal.

3. Durante doce años no hubo una persona competente en materia de hidrografía que sepa realmente qué había que hacer para controlar las crecidas. Por lo tanto, cualquiera que anduviera por ahí ejecutaba obras a discreción sin estudiar su impacto.

El gobierno anterior ha priorizado el aplauso vacío por sobre lo que realmente se tenía que hacer.

Es cierto que el fenómeno climático que se está viviendo es algo fuera de lo común. Pero, ¿a nadie se le ocurrió usar la recaudación (que justamente está ahí para realizar obras de prevención) para reforzar la infraestructura en el litoral ante la posibilidad de que pase esto?

Seguramente hoy estaríamos hablando de inundaciones de todos modos, pero no a esta escala.

Estos datos que estoy compartiendo hoy, no provienen de ningún medio: están todos en la página web de un ente estatal, que ni siquiera tuvo vergüenza en publicar que en 2012 se gastaron más de $16 mil millones de pesos para que la UNTREF (Universidad Nacional de Tres de Febrero) y la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín) pongan stands en Tecnópolis.

Es muy positivo que se financien actividades como las que se hacen en ese predio, pero no mientras estemos en riesgo constante de que medio país quede bajo el agua. El Estado debe tener eficiencia a la hora de asignar prioridades. Lo que yo creo que pasó es que pensaron que no era seguro que haya una inundación. Por el contrario, difundir lo que pasaba en Tecnópolis era alimento garantizado para los eufóricos de la tribuna.

Desvío de fondos para poner un stand, gastos para modificar obras realizadas años atrás, financiamiento para arreglar infraestructura que no aguantó por errores de cálculo: todos los datos los pueden encontrar acá, para analizarlos por su cuenta (en caso de que estén preocupados de que los medios o yo les estemos mintiendo).

La mala administración en 12 años de gobierno “populista” va mas allá de la ineficiencia en la utilización de fondos del fideicomiso. En 2014, Aerolíneas Argentinas recibía por día $11,4 millones en subsidios. ¿Se imaginan todas las obras que se podrían haber hecho desde 2009 (cuando se ‘recuperó’ la empresa) hasta la actualidad con ese nivel de subsidios?

No se puede gastar esa cantidad de dinero en una aerolínea estatal mientras la gente en tierra firme debe vivir con una canoa al lado de la cama, porque en cualquier momento se despiertan y se encuentran flotando. Ese tipo de incoherencias son las que nos llevan a este tipo de emergencias cuando se desata un fenómeno meteorológico.

Algunos seguirán aplaudiendo la expropiación de Aerolíneas Argentinas y criticando a Macri, porque recién llegó el domingo al lugar de las inundaciones por estar de vacaciones. Un poco menos de la mitad del país intentará sentirse bien haciendo alguna donación para los damnificados, para no aceptar la cruda realidad: su aplauso vacío, su apoyo incondicional, casi religioso, al ex gobierno, y su afán por pelear con los que piensan distinto en lugar de actuar como “auditores” de lo que hacían nuestros representantes. Quienes ustedes eligieron, son los que nos llevaron a esto. 

Culpen a Macri, que asumió hace 17 días. Culpen al calentamiento global. Pero hagan una mea culpa y acepten que tienen un poco de responsabilidad en el sufrimiento de las 20 mil personas, que no pudieron pasar la navidad en su hogar.

Si te interesó esta nota, te invitamos a “La Justicia ordenó a Daniel Scioli a decir la Verdad sobre los Muertos de La Plata”

Los verdaderos responsables de las inundaciones
100% de 4 votos

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here