Milagro Sala seguirá en prisión a pesar de las críticas

El co-Gobierno jujeño que ejercía la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, era tan firme que tomó incluso una dimensión superior a la esperada. Durante los ocho años de Cristina Kirchner, Sala gozó de completa impunidad y libertad de acción. Libertades que incluso se utilizaron para apropiarse de fondos que eran destinados a organizaciones de la provincia.

Pero eso no es todo: la referente de la Tupac Amaru tenía tanto apoyo, y el kirchnerismo depositaba tanta confianza sobre ella, que fue nombrada candidata al ParlaSur por el Frente para la Victoria (cargo que tras las elecciones se disponía a ocupar). Todo iba de maravillas, hasta que Cambiemos comenzó a investigar a Milagro; fue así que, tras imputarle delitos como incitación a la violencia y tumulto, la líder fue detenida.

La semana pasada, el Gobierno de Gerardo Morales ordenó un allanamiento al domicilio de Sala y procedió a su detención. Detención que ordenó el juez de control N° 3 de Jujuy, Raúl Gutiérrez, a pedido de la fiscal Viviana Montiel. El hecho en sí es el siguiente: el Gobierno jujeño ordenó el reordenamiento de los modos de pago de subsidios a cooperativas; el mismo, se hará a partir de ahora “por cuenta bancaria” y no por efectivo como antes. El Gobierno sospecha que Milagro Sala hacía un uso discrecional de estos fondos. Por ello, el gobernador declaró que “le quitaba el dinero a los pobres”. Por esta nueva decisión gubernamental toda la Tupac Amaru decidió iniciar hace 32 días un acampe frente a la gobernación, en la Plaza Belgrano. Pues bien, tras ser acusada por instigación a cometer ilícitos y generar tumulto, se procedió a la detención. Se acusa, además, a la dirigente social por “el robo de 29 millones de pesos al Estado”, razón por la cual también se la imputa con una denuncia penal.

En repudio contra su detención, Sala inició una huelga de hambre que abandonó este lunes por la tarde; asimismo, la defensa de Milagro Sala, su abogado Luis Paz, presentó un recurso de habeas corpus que fue negado por la justicia. Fuera de la cárcel de la mujer también se viven momentos de tensión; de las 100 organizaciones que al principio realizaban el acampe, sólo quedaron 16, tras el ultimátum del Gobierno de cancelar sus beneficios si no levantaban el mismo. Solo el núcleo duro de la Tupac permaneció allí.

Durante el fin de semana, agentes de la policía jujeña se encontraron con los ministros de Seguridad y Desarrollo Humano, Ekel Meyer y Ada Galfré, y el fiscal de Estado, Mariano Miranda, para entgarles la orden judicial de desalojo: “El gobernador (…) está pidiendo que cumplan una orden judicial”, declaró posteriormente Meyer. Eso no es todo: había menores de edad en la protesta que la policía pidió apartar del lugar por ser personas más vulnerables, pedido al que los dirigentes accedieron. No dejaron de aclarar, sin embargo, que seguirán con el acampe “hasta que Milagro Sala sea liberada”.

El pasado lunes, la dirigente de la Tupac dió su declaración indagatoria ante el juez Gastón Mercau (quien reemplaza a Raúl Gutiérrez, juez que ordenó la detención y luego pidió licencia por enfermedad). Ahora Mercau deberá decidir si mantiene detenida a la dirigente o la libera.

La detención de esta dirigente ultra-kirchnerista desató, por supuesto, todo un terremoto de repercusiones que llegaron hasta Buenos Aires. La primera de la lista de oradores oficiales fue la vicepresidenta Gabriela Michetti, quien dijo: “Milagro Sala no está presa por ser ella, sino por las irregularidades que cometió en la administración de fondos públicos”. Y está bien que se revise la situación de ilegalidad de Milagro Sala. Entre otras cuestiones, la cantidad de dinero que le llegaba sin ningún tipo de control.

El segundo fue Sergio Massa, el líder del Frente Renovador: “”En la Argentina se debe terminar con los políticos que toman de rehenes a la gente que tiene planes sociales. No se puede permitir que con recursos del Estado central se construyan Estados paralelos dentro del Gobierno provincial”.

Por el oficialismo, Jorge Taiana manifestó:”Repudiamos que no se respete su investidura como parlamentaria. Su detención representa un desconocimiento del papel que cumple el organismo”. Fernando Espinoza prometió “liderar las protestas en la calle si se sigue afectando a los trabajadores y a la clase media”. Sumado a esto, Aníbal Fernández y Daniel Filmus, entre otros, consideraron la trama como “represión” y “criminalización de la protesta social”. Por la tarde del domingo, agrupaciones kirchneristas se movilizaron a la Casa de Jujuy, edificio ubicado en la avenida Santa Fe 967 en plena Capital Federal. El repudio fue continuado por el Frente de Izquierda (FIT): el ex candidato presidencial Nicolás del Caño, la diputada nacional Myriam Bregman y Jorge Altamira.

Esta situación parece que sólo tendrá un final. Agrandar aún más la brecha social.

 

Milagro Sala seguirá en prisión a pesar de las críticas
100% de 1 voto

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here