MUD: contra la dictadura, la lucha debe ser democrática

Sé que son más de cuatro meses denunciando la instauración de la dictadura, incluso desde hace mucho más tiempo (Chávez vivo) ya veníamos alertando del deterioro institucional y democrático en el país, pero aun así cuesta asumir que en Venezuela se acabaron las libertades y ejerce el poder una dictadura pura y dura. Me tome unos días de introspección para internalizarlo, no con la intención de resignarme, en lo absoluto, pero si para tener mucho más despejada la idea de cuan complejo será lograr una transición,  de que no hay lapsos inmediatos, aunque algunos digan que son años de lucha y resistencia, los periodos de tiempo (2014-2017) en rebelión, no significan mucho en la noción histórica. Pero más allá de cualquier consideración, hoy reina la incertidumbre, ningún análisis ha sido lo suficiente asertivo para pronosticar el desenlace definitivo del régimen, algunos mucho más próximos que otros, pero ninguno exacto, ninguno claro, y esta es la realidad que generalmente determina la política (incluso la vida misma), siempre existen aproximaciones, pero nunca sabemos  con seguridad, el cómo, cuándo y dónde.

No hay fórmulas, aunque alguien pretendan exponer una “ruta clara” un “método seguro” para salir de la dictadura, miente y solo juega con las frustraciones y esperanzas de la gente. Acá no hay formas más legítimas que otras, todas, absolutamente todas, deberían ser consideradas, teniendo el foco puesto en que existe un grupo hegemónico imponiéndose por la fuerza, sin escrúpulos, capaz de asesinar y encarcelar a todo disidente. Solo por esta razón, los sectores democráticos y alternativos al régimen, sin importar diferencias ideológicas, desacuerdos entre liderazgos o distintas perspectivas, se deberían mantener solidos e integrados en una lucha conjunta, desde todos los frentes, que logre definitivamente la salida del régimen.

A propósito de los ataques a la MUD y el cuestionamiento a participar en unas eventuales elecciones regionales, ha surgido aquel falso rumor y comentario que cita “dictadura no sale con votos”, tengan en cuenta que mi extensa introducción, tiene el propósito de dejar bastante claro que reconozco la existencia de una dictadura “pura y dura”, además comunista (mucho más compleja y sanguinaria aun), pero insistir en que es imposible lograr una transición democrática con un régimen dictatorial, es ignorar la historia política reciente de nuestra región (Ecuador 1979; Perú 1980;Honduras 1981; Bolivia 1982; Argentina 1983; Brasil 1985; Uruguay 1985; Guatemala 1986; Paraguay 1989; Chile 1989-90; Nicaragua 1989), respetando y reconociendo las particularidades de cada país, son demasiados los hechos históricos comparables que nos indican que generalmente la solución democrática/electoral es posible y necesaria para la estabilidad de cualquier transición.

En este sentido, considero que la decisión más sensata y COHERENTE (aunque algunos denuncien lo contrario) que ha tomado la MUD, es que de darse algún escenario electoral reconocido por la Constitución Nacional (99), participaran y pelearan por cada espacio. El anuncio sobre la inscripción a candidatos para las regionales causo un notable malestar en cierto grupo opositor, que auspiciado por un mal intencionado sector (de tradición abstencionista), comenzaron a debutar con críticas implacables contra el liderazgo opositor, las críticas son bienvenidas, siempre y cuando estén sujetas a evaluación, y  me da la impresión que quienes han alzado su voz (por redes sociales) lo hacen con cierto adueñamiento de la verdad, asumen de facto que su posición es más correcta que la del otro, pero además irresponsablemente “argumentan” que existe un sector de la MUD al servicio del régimen.

No hay contradicción en denunciar un fraude (electoral y constitucional) y participar en un proceso electoral constitucional, en las elecciones presidenciales del 2013 (Capriles- Maduro), se denunció la irregularidad del proceso en algunos centros, la MUD desconoció el resultado nacional e internacionalmente, por la pequeña diferencia se impusieron las artimañas de este árbitro tramposo. Pero a pesar de ello, y a pesar también de aquellos pronósticos de un nuevo fraude (hechos por los abstencionistas), en 2015 con el respaldo de una mayoría contundente, logramos una victoria aplastante en las elecciones legislativas. El CNE siempre ha sido tramposo, fraudulento, sometido al PSUV, pero siempre que la MUD ha contado con un notable respaldo popular y se ha mantenido estratégicamente organizada, no hay obstáculos para imponernos electoralmente y conseguir una victoria.

¿Por qué no participamos en la constituyente?

Porque era inconstitucional.

¿Por qué si participar en las regionales?

Porque si se cumple con el proceso que establece la constitución, sería un acto de reivindicación democrática y constitucional (99), se incrementaría la ilegitimidad del régimen, que aunque pretenda demostrar por la fuerza lo contrario, se sigue debilitando.

¿Con esto salimos de la dictadura?

No, es un escenario más de lucha para conquistar la libertad definitiva, no es excluyente la participación en unas elecciones a mantener las calles en protesta, ni mucho menos excluye la presión internacional, que por cierto comenzó a reaccionar luego de nuestra victoria en 2015 con la Asamblea Nacional.

Sé que mucha gente, honesta y genuina cuestionan las decisiones de la MUD, es entendible entre tanta frustración, malestar e incertidumbre, pero más allá del análisis emocional, racionalmente creen que la MUD quiere participar en unas regionales para “financiarse” “satisfacer ambiciones personales” o “hacerle el juego al régimen”, por favor, los apresan, encarcelan, persiguen, inhabilitan, agreden, los diputados no cobran sueldos, a las gobernaciones les quitan competencia y presupuestos, sabemos bien que esto no se trata de ganar un espacio para un líder, ni conseguirle el puesto ideal de trabajo a alguien.

¿Errores?

La MUD ha cometido demasiados, estratégicos y comunicacionales, ellos son en buena parte los grandes responsables de causarle tanta frustración al venezolano, decir que la “constituyente no va” tiene como consecuencia el gran cuestionamiento que hoy están sufriendo. Es una carencia enorme la falta de una vocería inmediata, clara y contundente, y mucho más terrible no tener una agenda que se ajuste a la rapidez en la que ocurren las cosas en Venezuela.

Luego de este extenso planteamiento descriptivo y prospectivo, espero que mis conciudadanos entiendan, que las circunstancias en el país están como para no seguir fomentando más problemas de los que ya tenemos.  Las críticas son bienvenidas, pero le sugiero que antes de esperar algo de otro o dar alguna indicación, pregúntese si usted puede y sería capaz de hacerlo, porque al parecer hay quienes con mucha comodidad, demandan y comandan desde sus celulares un batallón armado hacia Miraflores, o aseguran irresponsablemente que “con todo el pesar, son necesarios más muertos” para salir del régimen. No me puedo detener a evidenciar el desprecio por la política que algunos demuestran, pero les recuerdo también que la antipolítica nos trajo como resultado a Chávez.

Ante estos tiempos difíciles, como dice un estimado colega, mantengámonos “impermeables al desaliento” el régimen nos quiere quebrados y desesperanzados, así que hoy debemos estar más unidos que nunca.

MUD: contra la dictadura, la lucha debe ser democrática
95% de 4 votos

Comentarios