Municipios: Vicios del gasto público

Un aspecto destacado del escenario político actual de la  Argentina es la presencia de nuevos protagonistas provenientes directamente de las intendencias. Si bien estas instituciones se encuentran muchas veces alejadas de la escena política central se puede reconocer en ellas una forma de gobierno muy particular donde es posible encontrar una gran cantidad de prácticas y costumbres corruptivas en su máxima expresión.

Pese a que existen 135 partidos en la Provincia de Buenos Aires y la realidad política de cada uno de estos es distinta se reconocen algunos vicios comunes en las diferentes intendencias propios de una forma de gobierno que en muchos aspectos resulta precaria. Estos vicios pueden clasificarse en:

  •  Amiguismo/Nepotismo: A pesar de que el significado de estos dos términos no es el mismo, tienen en común su funcionamiento ya que se asocian en ambos casos con la asignación de cargos públicos a personas que mantengan algún tipo de relación afectiva con un funcionario del gobierno solo por este hecho y sin considerar los méritos o aptitudes necesarias para desarrollar un determinado trabajo. En muchos municipios esto conlleva la creación de una gran cantidad de oficinas municipales con personal que excede totalmente las necesidades para un correcto funcionamiento. Para aquel que quiera comprobarlo le propongo a todos aquellos que residen en algún municipio de la Provincia de Bs. As. que se acerquen a alguna de las tantas oficinas municipales que existen y cuenten cuantos empleados públicos hay, cuantos de ellos cumplen alguna función y cuantas situaciones se pueden resolver en estos organismos. Los resultados muestran una clara deficiencia.
  • Clientelismo: Otra práctica común que aumenta significativamente en los municipios chicos y que es muy visible en épocas cercanas a las elecciones es la del clientelismo político que actúa como una forma común de manipulación electoral. La razón por la cual este ejercicio aumenta en los municipios chicos se debe básicamente a que un menor numero de personas representa un mayor porcentaje del padrón y por lo tanto la compra de bienes materiales, cesión de servicios o, como en el caso anterior, la asignación de cargos públicos resultan prácticas que -lamentablemente- dan sus frutos al momento de contar los votos.
  • Obras Fantasmas: Las obras fantasmas son aquellas obras públicas burocráticamente finalizadas con una gran inversión económica por parte del estado  que en la realidad no están completas y en muchos casos ni siquiera se les dio comienzo destinándose el dinero invertido a situaciones inciertas. En este caso la corrupción se facilita por una de las principales característica de las administraciones públicas municipales: el poco acceso a la información de gestión que brindan los municipios. Esto lleva al desconocimiento de los recursos que utiliza el estado y de como se los utiliza. Y de esta manera el accionar fraudulento de muchos funcionarios se ve respaldado por el desconocimiento de la gente.

Es posible encontrar aún más situaciones de este tipo en los municipios pero en definitiva la consecuencia principal termina siendo siempre la misma: el aumento del gasto público.  Aunque esta nota se centra en los gobiernos municipales, es muy fácil reconocer estos vicios políticos como una característica propia de las gestiones públicas dentro de nuestro país, para este caso, los municipios representan solo un campo de estudio limitado que permite reconocer con más claridad estas situaciones y su presencia central en el título de esta nota termina siendo un poco injusta.

Municipios: Vicios del gasto público
100% de 2 votos

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here