Nicolás Maduro va por la reelección: Venezuela volverá a perder

A todos los demócratas los Domingos de elecciones nos palpita el corazón un poquito más rápido, nos despertamos ilusionados en que la prosperidad, el mejor futuro y un por venir prometedor resultará de ese día, para nosotros verdaderamente patrio, desayunamos expectantes, no importa si sos afín a Cambiemos o al Peronismo, o a la izquierda demócrata ese día se vive distinto. Vamos a votar y sentimos que una vez cada tanto depende de nosotros, ese día la discusión familiar es inevitable, se vive como una victoria para la Argentina.

Me permito describir estas líneas precedentes porque no hace mucho y no en lugares alejados este espíritu estaba proscripto, votar era solo para algunos, se censuraba a la legislatura nacional, la miseria del pensamiento único nos robaba a los afectos, nos reprimían si decidíamos libremente no estar de acuerdo, en nombre de esas ideas válidas solamente porque los autoritarios nos las imponían se libraban guerras sin ningún sentido más que el de idiotizar, y aferrar a los golpes ideas mayoritariamente rechazadas. No hace mucho en nuestro país se tenía hambre y se robaba para comer, y entonces hoy parece que hubiéramos superado el que se “vayan todos” y aceptamos elegir nuevamente cada cuatro años y respetar en más o menos nivel la democracia.

Me motiva a escribir estos párrafos el pensar en una hermana de nuestra Patria Grande: Venezuela, donde como aquella época de nuestros folios negros, el Congreso se encuentra proscripto, pienso en ellos y en sus dirigentes políticos presos por expresarse distinto y entonces me es inevitable pensar en las muertes en manos de fanáticos montoneros o militares, pienso en las burlas de un mandatario desequilibrado a la población que tiene que hacer colas para comprar un rollito de papel higiénico, me vienen a la memoria los jóvenes muertos por desmedidas y feroces represiones en las manifestaciones de repudio al régimen chavista y entonces se reavivan los lápices y la familia Viola, pienso en los niños que no pueden desarrollar su crecimiento pleno porque un kilo de carne ronda los tres millones de bolívares y asi llego a imaginarme el sufrimiento de una familia que vive con 14000 por ciento de inflación anual. Hoy Maduro será indefectiblemente reelecto en un proceso electoral sin legitimidad, propiciado por una constituyente sin ningún tipo de legalidad, hoy el régimen simulara una elección democrática y legitimará entonces a un dictador.

Apelo al buen juicio de la Comunidad Internacional sobre todo de los países pertenecientes a los distintos bloques regionales de América en no reconocer al nuevo gobierno de Maduro, porque si todavía no es suficiente, entonces, solo queda pensar en lo que nosotros con sangre hoy hemos conseguido: el espíritu democrático. Hoy los corazones de los bolivarianos palpitaran mas despacio y con angustia, ellos se van a despertar desesperanzados, sabiendo que el futuro se aleja cada día un poco más, y que el porvenir seguirá, con suerte, igual de nublado, desayunaran con lo que se pueda y sin expectativas, sentirán que su voto solo les garantizará el inmundo e insuficiente bolsón de comida que Maduro reparte (a sus adherentes, porque si no sos chavista no te corresponde), hoy Venezuela volverá a perder.

Nicolás Maduro va por la reelección: Venezuela volverá a perder
100% de 1 voto

Comentarios