“No hubo error en la estatización de YPF, fue corrupción”

La estatización fue en realidad un vaciamiento, una expropiación espúrea. Además, agregó que el gobierno actual tampoco divulgó lo que había pasado.

El fallo en el juicio que se lleva adelante en Estados Unidos por la estatización de YPF, sigue siendo materia de análisis a pesar de que se le ha dedicado poco espacio masivamente, aclarando que hay una intención de minimizar lo sucedido: llama la atención que le digan error a la corrupción. La estatización de YPF fue un vaciamiento, una expropiación espúrea y el gobierno actual no divulgó lo que pasaba.

Desde un inicio, hubo maniobras que fueron fraudulentas en la estatización y desde ahí parte el juicio que tuvo su fallo en las últimas horas: el origen de este juicio es corrupción y carece de legitimidad. El fondo que se ejecuta es con acciones de Eskenazi y la forma de pago era con futuros dividendos. De esta manera, se puede comprar cualquier empresa. Compraron primero 14,9% y luego tenían una cláusula de 10%. Por eso se quedan con un 25% que es el origen de este juicio.

Ese dinero también fue ilegítimo: ésto no se pagó con dividendos legales, sino que se falsearon, vendieron activos que hicieron figurar como utilidades. Cuando la comisión de valores de Estados Unidos detecta en 2009 que no era correcta la operación, le exige un seguro de caución que constituyen con los famosos fondos de Santa Cruz.

No se trata de la única causa donde Argentina puede terminar perjudicado por las acciones que se llevaron adelante, ya que según el letrado hay otro juicio que es importante y tiene que ver con la venta de 1.500. millones de dólares de acciones, con falsos balances y falsos activos.

Lo que dejó claro una vez más es que hubo una maniobra intencionada y este tipo de juicios están teniendo la resolución más lógica: lo que hicieron fue un vaciamiento. Vendieron activos que teníamos desde el 90 en distintos países como Ecuador, Brasil y Venezuela a precios irrisorios y a empresas que pertenecían en ese momento a Repsol. A través de YPF se han ido más de 70 mil millones de dólares y se dejó un pasivo de más de 25 mil millones de dólares”.

¿Por qué los medios no investigan el vaciamiento de YPF y los dos juicios uno ya salió el martes 10 de julio que están en Cámara en Estados Unidos, ambos perdidos en primera instancia que pueden representar 8000 millones de dólares?

En el año 2006 la República Argentina tenía gas para encontrarse provista por 17 años. En ese entonces le vendía gas a Chile a US$ 1. Esta operación se realizaba a través de una empresa, en connivencia con Repsol, a los efectos de descapitalizar y obtener ganancias extraordinarias. Ya en ese entonces, la empresa compradora proveía de gas a los chilenos a US$ 20.

Desabastecimiento de recursos – El vaciamiento de una empresa.

Agotado el gas en nuestro país, siendo desabastecido de un recurso que duraría 17 años y luego de haberse vendido a un precio irrisorio, la Argentina tiene la necesidad de importar, adquiriéndolo de Bolivia a US$ 5, y de Trinidad y Tobago a US$ 10 y US$ 15.

El combustible se había vendido por nuestro país a US$ 12 y la misma empresa compradora lo revendía a US$ 40. Asimismo, se entregaron yacimientos enteros que eran de la empresa (prácticamente regalados), haciéndose pasar por dividendos activos de la empresa. Se pagaron dividendos vía España, Australia y paraísos fiscales, que no eran tales. Si no que era una verdadera descapitalización de la empresa.

El capítulo Ezkenazi en la estatización.

Los Eskenazi en el año 2007 constituyeron una empresa con el objeto de comprarle el 25% de YPF sin aportar un solo dólar, adquiriendo la empresa con falsas utilidades de la misma.

En febrero de 2008 una participación del 14,9% por US$ 2.240.000.000, incluyendo una opción de compra de una participación adicional del 10%. Durante todo este tiempo se llevaron US$ 200.000.000.000, denunciaban un costo de extracción de US$ 7 por barril (medida equivalente a 159 litros de petróleo crudo) y la vendían US$ 42 en el mercado interno una vez destilado, o sea que comprábamos nuestro propio petróleo más caro que al actual precio internacional y con un 700% de sobreprecio desde que sale del pozo hasta que sale de la destilería. Se llevan lo que quieren a simple declaración jurada y con sólo un 30% de ese monto sujetos a retenciones, impuestos y controles, mientras que el 70% restante de esas divisas ni siquiera se rendían en el país y eran de libre disponibilidad.

A su vez, hay que agregar el tema de las acciones de los trabajadores al momento de privatizarse en la década del ’90. El 14% de las acciones de los trabajadores fueron vendidas a previo vil a Repsol. Por este motivo, el Congreso Nacional trató el tema de las propiedades participadas de Correo Argentino pero no trató las de YPF, ya que éstas desaparecieron. Y desaparecieron porque lo permitió el mal llamado Gobierno Nacional y Popular, ya que les quitó a los trabajadores sus acciones por un precio vil. Además de todo el dinero que se llevaron, nos dejaron un pasivo de casi US$ 10.000.000.000.

Junto con una demanda millonaria de un fondo común de inversión ante los Tribunales de Estados Unidos por el 25% de los Eskenazi. A la fecha se han pedido medidas cautelares por el orden los US$ 4.000.000.000. De tras de este fondo común se esconderían los Eskenazi quienes pretenden una indemnización por sus acciones y están litigando en Estados Unidos, donde fijó competencia el mismo Néstor Kirchner en sus acuerdos.

Como así también otro juicio por la venta de US$ 1.500.000.000 en acciones en el año 2010 y 2011, que luego se descubrió a través de los balances y la documentación que estaba fraguada.

Por lo tanto, cuando se descubre el vaciamiento de YPF, las acciones bajaron un 70%. Lo que podría representarnos también otro perjuicio por US$ 2.000.000.000 de pérdida.

Como expresamos al inicio, se perdió la producción de gas en un 96% y en un 50% los combustibles lo que hoy nos lleva a millones de dólares en importación.

“No hubo error en la estatización de YPF, fue corrupción”
100% de 1 voto

Comentarios