Ñoquis: en dos meses detectaron casi 200 personas

Los primeros resultados corresponden a la Cámara de Diputados. Allí se inició el sistema, el cual permitió descubrir no sólo casi 200 ñoquis, sino que también reveló cerca de 700 irregularidades. El Senado aún no arrojó resultados ya que sólo lleva un mes de implementación. Lo mismo sucede en la Biblioteca del Congreso, la imprenta y en la sede de la obra social.

La implementación del sistema logró que muchos ñoquis decidan regresar (obligatoriamente) a su trabajo, ya que el control de presentismo es difícil sortear, puesto que se aplica por medio de un sistema biométrico de identificación de la huella dactilar, tanto en el ingreso como en la salida del personal, y contempla la planta permanente y la transitoria.

La secretaria administrativa de la Cámara baja, Florencia Romano, indicó que se han registrado 700 casos irregulares, por lo que han sido enviadas cartas documento a todos ellos para ver cómo responden.

No es la primera vez que en el Congreso se instrumenta un régimen de control de asistencia, pero hasta ahora las experiencias probaron no ser demasiado eficaces, básicamente por falta de voluntad política de las autoridades.

El sistema biométrico, en cambio, generó tal cambio que modificó, incluso, el paisaje habitual del Congreso. Los pasillos y los ingresos están inundados de empleados, los cafés aledaños están abarrotados y se reconocen viejas caras que hacía mucho tiempo no se veían por la zona. Esto es así porque, al tener que marcar asistencia con la huella dactilar, no hay forma de hacer trampa: el que quiere cobrar el sueldo debe marcar el dedo todos los días.

En la actualidad trabajan unas 16.500 personas en todas las reparticiones que componen el Poder Legislativo.

En el Senado el plantel es de 5020 empleados permanentes y temporarios, mientras que en la Cámara de Diputados es de 5589 agentes.

Con el sistema de control de presentismo, las actuales autoridades pretenden efectuar una primera poda de personal; este año se complementará con retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas.

En la Cámara de Diputados, el control de presentismo detectó 190 personas que no fueron nunca a trabajar en los dos últimos meses; a 160 ya se les inició el trámite de cesantía, mientras que las otras 30 decidieron cortar por lo sano y presentaron su renuncia.

“Hemos registrado 700 casos irregulares a los que hemos enviado cartas documento. También iniciamos una tarea de auditoría de las justificaciones que presentan los empleados que se ausentan. Hemos visto varios casos de enfermedad sin los debidos certificados médicos”, explicó la secretaria administrativa de la Cámara baja, Florencia Romano.

Entre los datos que arrojó el nuevo sistema biométrico, se detectaron 83 agentes ñoquis que faltaron al trabajo más de diez días seguidos sin presentar la justificación correspondiente y otros 77 que faltaron cinco días consecutivos, también sin la respectiva justificación.

En todos estos casos, se envía carta documento y se realizan los descuentos correspondientes.

El control del presentismo cuenta con el apoyo de todos los bloques parlamentarios, como también del gremio respectivo del sector, la re (APL).

“Estamos de acuerdo con que se controle la asistencia del personal. Pero difícilmente los casos irregulares provengan del área de servicios del Congreso, sino más bien del plantel político”, sostuvo Norberto Di Próspero, jefe de APL.

Los ahorros no provienen sólo del control del personal. “Hicimos un recorte de gastos en distintas áreas y servicios. Al finalizar el año logramos un ahorro de casi 400 millones de pesos”, indicó Romano.

La poda abarcó los rubros más diversos. “Por ejemplo, bajamos el gasto en combustible casi en un 72%, unos 3 millones de pesos. También redujimos las erogaciones en alquileres y celulares. En pasajes ahorramos unos 75 millones de pesos. Con sólo un poco de orden en las cuentas se ahorró mucho: ¡si hasta redujimos el gasto en leche para el café!”, cuenta Romano.

Ñoquis: en dos meses detectaron casi 200 personas
100% de 1 voto

Comentarios