Pedro Sánchez es el nuevo Presidente de España, en reemplazo de Rajoy

Mariano Rajoy fue destituido hoy como presidente de España.  El Congreso de los Diputados votó la moción de censura impulsada por el líder socialista Pedro Sánchez, que lo sucederá en el cargo. Hubo 180 votos a favor de la moción, 169 en contra y una abstención.

Queda aprobada la moción de censura“, por lo que Sánchez “se considera investido de la confianza de la cámara“, dijo la presidente del Congreso de los Diputados, Ana Pastor.

Minutos antes de la votación, en una breve intervención ante los diputados, Rajoy declaró: “A la vista de lo que todos sabemos, podemos presumir que la moción de censura saldrá adelante. En consecuencia, el señor Sánchez será el nuevo presidente del gobierno, y yo quiero ser el primero en felicitarlo“.

Rajoy se despidió de su cargo afirmando que, tras seis años y medio al frente del Ejecutivo, deja un país mejor del que encontró.

Después de estar ausente toda la tarde del jueves y parte de la mañana de este viernes mientras se debatía la moción de censura en su contra, el ahora ex mandatario acudió al hemiciclo poco antes de que acabara la sesión y pidió la palabra para dirigirse a los diputados. “Ha sido un honor dejar una España mejor de la que encontré“, dijo.

El líder del Partido Popular (PP), que llegó al poder en diciembre de 2011, fue derrotado por una moción de censura presentada por los socialistas y que justifican en la vinculación del partido que lidera Rajoy con varios casos de corrupción.

Pedro Sánchez logró el jueves el apoyo de 180 diputados, cuatro más de los 176 necesarios para la mayoría absoluta en el Congreso, lo que le permitió desalojar a Rajoy del Ejecutivo.

El dirigente socialista contará con la adhesión de los grupos independentistas y nacionalistas del País Vasco y Cataluña, además de Unidos Podemos, coalición de izquierdas.

El líder socialista censuró al ahora ex jefe del Ejecutivo por no asumir responsabilidades políticas después de que la Justicia condenara al conservador Partido Popular (PP), que lidera Mariano Rajoy, por beneficiarse de una trama de corrupción denominada caso “Gurtel”.

La palabra del nuevo mandatario, Pedro Sánchez

Pedro Sánchez se comprometió este viernes a “atender las urgencias sociales postergadas“, así como combatir la precariedad y la desigualdad, a la vez que asumió los compromisos europeos de estabilidad presupuestaria.

Tenemos una tarea muy importante por la cohesión social, es necesario estabilizar socialmente a nuestro país“, avanzó Sánchez poco antes de que se vote la moción de censura.

El candidato socialista pidió al PP que sea “tan leal” en la oposición a su Gobierno como ha sido el PSOE con el Ejecutivo de Rajoy.

El partido socialista, que ha sido muy crítico con el gobierno del PP en aspectos económicos y sociales, lo ha apoyado en un tema delicado para España como es el de frenar el proceso independentista de Cataluña.

Respecto a la estabilidad económica, algo que ha cuestionado el PP al candidato socialista, Sánchez afirmó que su Ejecutivo intentará que haya presupuestos en 2019 y reiteró que tendrá como prioridad cumplir los compromisos europeos de estabilidad presupuestaria.

Pedro Sánchez expresó, en su última intervención en el debate de la moción de censura, su respeto a Mariano Rajoy como “ex presidente” del Gobierno y destacó que con su relevo al frente del Ejecutivo “hoy gana la democracia”.

Por su parte, el portavoz del PP, Rafael Hernando, acusó al líder socialista de poner “en jaque” la unidad de España, después de que los nacionalistas e independentistas vascos y catalanes hayan anunciado que apoyarán a Sánchez.

El debate sobre la moción de censura comenzó el jueves y, tras escuchar a los portavoces de los distintos grupos, este viernes se produjo la votación final.

Qué es el “Caso Gürtel”, el escándalo de corrupción que le otorga la presidencia a Pedro Sánchez

La semana pasada, la Justicia de España condenó al gubernamental Partido Popular (PP) por lucrarse de una trama corrupta de empresarios y cargos públicos pertenecientes a esa formación, en una histórica sentencia que lo convirtió en el primer partido político condenado en democracia en España.

El caso “Gürtel” lleva más de una década convertido en un problema para el oficialismo español y el propio Mariano Rajoy llegó a admitir más de una vez que la corrupción es lo que más daño hizo a la formación.

La investigación comenzó en 2007 tras una denuncia de un concejal del Ayuntamiento de Majadahonda, en la región de Madrid. Y, en un inicio, fue instruida por el juez Baltasar Garzón, condenado en 2012 a 11 años de inhabilitación por haber ordenado grabar en la cárcel conversaciones entre los imputados en la causa y sus abogados.

La resolución de la Audiencia Nacional penalizó, como entidad jurídica, al partido encabezado por Rajoy, con el pago de 245.492 euros por haberse beneficiado económicamente del “caso Gürtel”, unos hechos de los que el PP niega haber tenido conocimiento.

“Nadie en la dirección del PP, ni en la actual ni en las anteriores, conoció y menos aun amparó ninguna práctica irregular”, señalaron fuentes gubernamentales tras hacerse pública la sentencia que la formación de Rajoy recurrió.

En su resolución, la Audiencia Nacional condenó además, entre otros acusados, al ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas a 33 años de prisión; a su esposa, a quince años; y al empresario Francisco Correa, considerado el líder de la red, a 51 años.

También la ex ministra de Sanidad Ana Mato, que se benefició con regalos, fue sentenciada a pagar 27.857 euros.

El tribunal que juzgó la primera etapa del “caso Gürtel”, la desarrollada entre los años 1999 y 2005, considera al PP responsable a título lucrativo y acreditado que el grupo empresarial de Correa tejió con ese partido “una estructura de colaboración estable” y, simultáneamente, un “auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional”.

En ese tiempo el Partido Popular estuvo presidido primero por el ex presidente del Gobierno español José María Aznar y luego por Rajoy, que sigue al frente de la formación.

El sistema funcionaba con la manipulación de la contratación pública central, regional y local a través de una relación estrecha y continua de Correa con influyentes militantes del partido que han sido juzgados en la causa.

Según el tribunal, formado por tres jueces, parte de los fondos detraídos al erario público por la red de corrupción “sirvieron para directamente pagar gastos electorales o similares del Partido Popular, o fueron a parar como donaciones finalistas a la llamada ‘caja b'”.

En ella, según la sentencia, las partidas “se anotaban informalmente, en ocasiones en simples hojas manuscritas” como las atribuidas a Luis Bárcenas.

Se hacían constar en esa contabilidad paralela “ingresos y gastos del partido” o en otros casos “cantidades entregadas a personas miembros relevantes del partido”.

Los magistrados matizan que estos últimos aspectos se incluyen en la sentencia “únicamente” para “precisar el contexto” de los hechos enjuiciados, pues la caja b se juzgará en un procedimiento distinto.

El juicio, que empezó a finales de 2016 y duró trece meses, fue ampliamente seguido por los medios españoles y contó con la presencia como testigos, de destacados políticos, entre ellos el propio Rajoy.

La difundida el viernes 25 de mayo por la Audiencia Nacional es la primera condena a un partido político como responsable civil en el lucro obtenido por una trama corrupta, ya que, según la sentencia, se produjo “un enriquecimiento ilícito en perjuicio de los intereses del Estado”, en tanto que los actos delictivos de la trama “produjeron beneficios económicos cuantificables al PP”.

Pedro Sánchez es el nuevo Presidente de España, en reemplazo de Rajoy
100% de 0 votos | Dale un puntaje a esta nota

Comentarios