Pedro Sánchez Pérez Castejón, el hombre más observado de Europa

No es un yihadista. No es chino ni norteamericano. No amenazó al continente ni tampoco es un premio Nobel de Ciencias. Es un hombre que logró romper las cadenas de un sistema de corrupción entre el Estado, empresas y dirigentes políticos, donde el partido gobernante poseía una contabilidad paralela y varios comprobantes tenían el nombre del presidente. Él es Pedro Sánchez Pérez Castejón, actual presidente del gobierno de España, cargo al cual accedió mediante el constitucional mecanismo denominado “moción de censura” al anterior presidente en funciones,  Mariano Rajoy Brey, del Partido Popular. A los ojos nuestros puede parecer rara una acción de estas características pero vamos a ahondar sobre esta moción.

Según el artículo 113 de la Constitución Española, se entiende por Moción de Censura el instrumento por el que se le “exige responsabilidad política” al Gobierno que ocupa el control ejecutivo en ese momento. En caso de que se apruebe por mayoría absoluta (es decir, por al menos 176 diputados de los 350 que ocupan la Cámara Baja), el “presidente (del Congreso de los Diputados) lo pondrá inmediatamente en conocimiento del Rey y del Presidente del Gobierno. El candidato a la Presidencia del Gobierno  incluido en aquella se considerará investido de la confianza de la Cámara”, según el artículo 178 de la Constitución.

Yendo al caso particular, la moción de censura a Mariano Rajoy fue aceptada a trámite el 28 de mayo pasado por la Mesa del Congreso. La presidenta de la casa, Ana Pastor, anunció el debate para el jueves 31 de mayo y el viernes 1 de junio, tratado rápidamente por ser de “suficiente importancia no habiendo ninguna tramitación como el año pasado del presupuesto ni de ningún tema de los gordos”.

El  candidato a presidente  mostró como sería su gobierno en caso de aprobada la moción y los diputados manifestaron su conformidad o no a la cuestión, así como objeciones al candidato en 30 minutos, con derecho a réplica de 10 minutos. Como fue aprobada por 180 miembros sobre 350, el gobierno presentó su “dimisión al Rey y el candidato incluido en aquella (Pedro Sánchez Pérez Castejón) se entenderá investido de la confianza de la Cámara a los efectos previstos en el artículo 99. El Rey le nombrará Presidente del Gobierno”, según manifiesta el artículo 114 de la Constitución Española.

Trama Gürtel

El grupo de empresas la trama Gürtel, Grupo Correa, y el Partido Popular (PP)  hilaron durante años una “estructura de colaboración estable” que llevó a un “auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional” y a un “sistema de defraudación del erario público” a través de “mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local” y con una figura “fundamental” que operaba desde el Partido Popular, el extesorero Luis Bárcenas.

Es una de las principales conclusiones de la sentencia del principal juicio del caso Gürtel, con la condena más alta- más de 50 años- para el jefe del grupo, Francisco Correa, que desplegó en determinados territorios  gobernados por el PP- las comunidades de Madrid y Castilla y León o los ayuntamientos de Madrid o Málaga por nombrar algunos- su actividad empresarial que consistía en la organización de eventos y en la prestación de múltiples y continuos servicios de viajes. ¿Cómo lo hacía? A través de su “estrecha y continua” relación con “influyentes” miembros del PP que tenían capacidad de “influir” en la “contratación pública”. Así, las empresas de Correa, con el apoyo de los cargos públicos condenados, gozaba de un “arbitrario trato de favor en esa contratación pública”. La colaboración se establece a principios de los 90 y se intensifica en 1996. Uno de esos miembros era Jesús Sepulveda, en esa época miembro del Comité Ejecutivo Nacional y Secretario Nacional del Área Electoral.

Correa percibió 8,4 millones de euros por contratos públicos adjudicados a sus empresas durante el periodo 2000-2008 que, según la sentencia, generaron un “importante perjuicio” a las entidades públicas. Además, el empresario ingresó más de 2,8 millones de euros en concepto de comisiones.

¿Cómo lo hacía? “Inflaban precios” que se cobraban de las distintas administraciones públicas con la finalidad de “obtención ilícita” de “importantes beneficios a costa del erario público” o se cobraban “comisiones” cuando la adjudicataria eran “terceras empresas” que posteriormente se repartían “entre el Grupo Correa y los cargos públicos corruptos”. Las “comisiones” se distribuían en “dinero en metálico” pero también con otro tipo de servicios o regalos prestados por diferentes empresas de la trama, como eventos, viajes, fiestas, celebraciones, etc. “Se beneficiaron tanto ellos (los cargos corruptos) como sus familiares”, dice la sentencia, como es el caso de la exministra Ana Mato.

Según los jueces, otras cantidades sirvieron directamente para “pagar gastos electorales o similares del PP” o fueron a parar como “donaciones finalistas a la llamada ‘caja B’ del partido”. De hecho, el PP ha sido condenado por lucrarse de los beneficios que obtuvo la trama. Además, la Justicia condenó al PP a pagar 245.492 euros como “partícipe a título lucrativo” de la trama y consideró probado un sistema de sobornos a líderes del PP y al extesorero Luis Bárcenas a 33 años de cárcel y multa de 44 millones de euros, sumado al empresario Correa con la pena más elevada de 51 años y 11 meses en prisión.

Conociendo a Pedro, un político con suerte

Pedro Sánchez Pérez Castejón nació en Madrid en 1972. A los 21 años y en medio de una posible derrota del presidente socialista español, Felipe González, decide afiliarse al Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Su padre era economista y militante del PSOE y su madre era funcionaria de la Seguridad Social, con simpatía por el PSOE y por el presidente, quien había creado esa cartera.

El gobierno de Felipe González duró 3 años más pero Pedro siguió la militancia en las Juventudes Socialistas mientras se recibía de Economista en la Universidad Complutense de Madrid. Se recibió luego de Doctor en Economía y Empresa por la Universidad Camilo José Cela.

Profesor universitario, fue asesor del Parlamento Europeo y Jefe de gabinete del Alto Representante de Naciones Unidas en Bosnia durante la Guerra de Kosovo (1999). A su vuelta a España trabajó como Director de Relaciones Internacionales en la Organización  de Consumidores y Usuarios (2000) y Asesor de Economía de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE entre 2000 y 2004. En el año 2004 es electo concejal, ocupando un discreto vigesimotercer lugar en la lista, cargo que ocupa hasta 2009, cuando llega a ser diputado, producto de otro hecho de fortuna, dado que un compañero deja el escaño y corre la lista. En 2010 es elegido diputado revelación por su ardua labor pero en 2011 no logra renovar su banca. En 2013 obtiene nuevamente la banca de diputados porque su camarada, Cristina Narbona, ocupa un cargo en el Consejo de Seguridad Nuclear.

En 2014 y luego de un fracaso electoral del PSOE, el secretario general de la fuerza, Alfredo Pérez Rubalcaba,  renuncia al cargo hecho que deriva a elecciones internas. Pedro Sánchez Pérez Castejón se postula y logra vencer con un 49%.

En las elecciones del 2015 se postula a presidente por el PSOE obteniendo 90 escaños, que le otorga el segundo lugar. Luego de varios intentos de formar gobierno por parte de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez Pérez Castejón, se convocan a nuevas elecciones el 26 de junio del 2016. Tras el pacto del PP con Ciudadanos y la abstención de algunos diputados del PSOE, Rajoy es investido presidente en un segundo mandato y la renuncia a las bancas de 18 diputados del socialismo, incluido Pedro Sánchez Pérez Castejón, bajo el lema “No es no”.

Días antes de la investidura, Pedro dimite como secretario general del PSOE dando lugar a una comisión gestora, la cual convoca a elecciones internas. Se presenta nuevamente como candidato a secretario general y se enfrenta a los “barones” partidarios, como Felipe González, Alfredo Rubalcaba o José Luis Rodríguez Zapatero, encolumnados en la figura de Susana Díaz. Con el apoyo de las bases se hace nuevamente con la cabeza del partido, obteniendo más del 50% del voto de los militantes.

Su persistencia y valores como la transparencia, la justicia social, la participación ciudadana, el estado de bienestar y la justa distribución de la riqueza lo han llevado a donde hoy está.

Pedro Sánchez Pérez Castejón, el hombre más observado de Europa
100% de 4 votos

Comentarios