Trapitos: ¿Por qué corresponde prohibirlos?

Para entender por qué corresponde prohibir a los trapitos basta entender cómo evoluciona este tipo de situación en una ciudad con un parque automotor importante:

1) Cuidar coches es una actividad no regulada (o infrarregulada), no posee barreras de acceso. Cualquiera puede hacerlo. Se comienza con aportes voluntarios.

2) Ante la falta de estabilidad en la demanda la oferta muta para lograr un ingreso estable (aumento de la peligrosidad y cobro tarifado por adelantado).

3) La falta de resistencia legal (policía cómplice) permite que se espirale el problema y aumente el nivel de violencia perfeccionándose la privatización del espacio público.

4) La fuente de ingresos creciente atrae cada vez a más oferentes que tienden a perfeccionar su organización y sus prácticas mafiosas. Aparece los conflictos inter-bandas. (estado actual).

Pretender que en una situación de libertad no pase esto es un absurdo. La única forma de limitarlo sería si ante cada comportamiento mafioso o extorsivo las personas reaccionáramos con violencia sobre los agresores. Miedo, violencia e incertidumbre serían el mejor de los casos posibles en un escenario de libertad plena con especial abuso sobre los más débiles.

Creo que permitir que todo lo anterior suceda es inmoral.

trapitos

Trapitos: ¿Por qué corresponde prohibirlos?
100% de 1 voto

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here