Puerto Madero: la Justicia no logró identificar a la mujer calcinada

Las primeras personas que vieron las llamas pensaron que se trataba de una quema de hojas y ramas. Se equivocaban. Nada más lejos de la realidad. Era un cuerpo humano lo que ardía en la madrugada del 15 de febrero de 2015 en el Parque de las Mujeres, en Puerto Madero, a metros del departamento del fiscal federal Alberto Nisman, cuya muerte, por esas horas, conmocionaba al país. En pocos minutos, el cadáver de una mujer terminaba carbonizado junto a la pared de una subestación de energía eléctrica.

Pasaron dos años y la Justicia no logró identificarla. Sólo se supo que había sido víctima de un crimen, pero no se pudo individualizar al autor del homicidio de Puerto Madero. La autopsia no pudo precisar si la mujer ya estaba muerta cuando la prendieron fuego o si fue quemada viva.

«No resulta posible determinar fecha u horario de muerte porque la combustión eliminó todo tipo de elementos que permitieran establecer esa información. El cuerpo se calcinó en un proceso de combustión de voraz acción», reza el expediente judicial.

Por la denuncia de un vecino y la cercanía del lugar del hecho con el departamento donde vivía Nisman en Puerto Madero, se intentó vincular este caso con la muerte del fiscal que investigaba el atentado contra la AMIA. Ese nexo se descartó, y a falta de más precisiones, la causa terminó archivada.

El Cuerpo Médico Forense (CMF) sí logró determinar que la víctima era una mujer de entre 40 y 50 años de edad, de entre 1,52 y 1,60 metros de altura y con un proceso varicoso en su pierna derecha.

Antes de que la causa fuera archivada, la fiscal Graciela Bugeiro y su equipo hicieron una exhaustiva investigación para tratar de identificarla. Analizaron, después de los pedidos oficiales necesarios, varias listas de mujeres desaparecidas. El patrón genético de la víctima se comparó con muestras de ADN de las hijas de dos mujeres que estaban desaparecidas y cuyas características de peso y estatura coincidían con los datos del cadáver carbonizado en Puerto Madero. Negativo.

Las cámaras de seguridad instaladas en la zona, principalmente en las torres Renoir I y II y en el Museo del Humor, no registraron imágenes de importancia para esta investigación. En un bidón plástico blanco encontrado cerca de la escena del crimen, donde se encontraron restos de combustible, tampoco fueron detectadas huellas dactilares que sirvieran para identificar al autor (o autores) del ataque.

En una denuncia anónima enviada a un correo electrónico de la Fiscalía de la Ciudad un «asiduo visitante del Parque de las Mujeres explicó que desde mediados de febrero [de 2015] vio a una pareja en situación de calle que vivía en el lugar junto con varios perros. Y que de pronto dejó de ver a la mujer y sólo estaban el hombre y los perros». Esa pista tampoco condujo a nada.

El 11 de noviembre pasado, después de que la jueza de instrucción porteña Alicia Iermini, por pedido de la fiscal Bugeiro, archivara la causa, la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos de Autor Desconocido, a cargo de Norberto Sagretti, solicitó que el expediente, caratulado «muerte por causas dudosas de criminalidad», fuese remitido al fiscal federal Eduardo Taiano, que desde abril del año pasado, junto con el juez federal Julián Ercolini, investiga la muerte de Nisman. Veinte días después, no obstante, Taiano devolvió los tres cuerpos de la causa.

La coincidencia de Puerto Madero y la teoría del caso Nisman

En la investigación, no surgió nada que vinculara el caso del cadáver calcinado hallado en Puerto Madero con la muerte de Nisman, ocurrida casi un mes antes del hallazgo.

En junio de 2015, hubo una llamada de un hombre que afirmó: «Un vecino del edificio donde vivía Nisman el día que encontraron muerto al fiscal [18 de enero] observó algo que le llamó la atención. En el lugar donde siempre estaba el auto de seguridad [sic] de Nisman había otro vehículo estacionado en el que entre las 7 y las 9 subieron una bolsa grande como las que se usan para guardar los palos de golf. En ese momento no le di importancia, pero con lo que pasó con el fiscal y con la persona que apareció calcinada pienso que podría llegar a tener que ver y que en vez de palos de golf había un cuerpo». La novedad fue notificada a la fiscal Fein y a la jueza Palmaghini, que entonces tenían a su cargo la investigación de la muerte de Nisman.

Pero, finalmente, no hubo pistas firmes para vincular el hecho con la muerte del Nisman. «Si bien no se pudieron precisar la fecha y el horario probable de la muerte de la mujer, lo cierto es que la presencia de cafeína en sus vísceras indicó que había sido consumida 24 horas antes. Entonces, no se trata del [supuesto] cuerpo que se habría retirado del edificio donde vivía Nisman, como sostuvo un hombre en la denuncia», explicó la fiscal Bugeiro.

El caso tuvo, además, una insólita derivación cuando en redes sociales y portales de noticias se informó la supuesta identidad de la víctima: Alejandra Ravenna. La mujer declaró en la causa: además de desmentir su propia muerte, contó que la noticia la había perjudicado porque, como estaba buscando trabajo después de haber sido empleada varios años del Bank Boston, cuando se «googlea» su nombre se la relacionaba con el cuerpo calcinado hallado en Puerto Madero y la muerte de Nisman. Y nadie quiere «comprar» semejante problema, aunque no exista.

Ravenna y su hermana menor habían sido propietarias de una empresa de «microfilmación y custodia de documentos», lo que hizo que en las redes sociales y en algunos sitios de Internet se la quisiera relacionar con el técnico informático Diego Lagormasino, el único imputado que tiene la causa por la muerte de Nisman. Cuando declaró como testigo, Ravenna explicó que su compañía había cerrado un par de años antes del crimen, cuando finalizó el contrato con su principal cliente. Después trabajó en el Bank Boston. Por eso, afirmó que el hecho de que se hubiese informado erróneamente que ella era la mujer calcinada y la pretendida vinculación con el caso Nisman la estaban complicando seriamente.

Puerto Madero: la Justicia no logró identificar a la mujer calcinada
100% de 1 voto[s]

Comentarios