Una postura errática sobre el progreso

Por Ilya Kotov

Cuando en promedio sólo 1 de cada 10 jóvenes que comienzan una carrera logran terminarla. Cuando hay cerca de 1.500.000 jóvenes en el país que no estudian ni trabajan -los llamados “NI-NI”-. Cuando el empleo no registrado supera el 40%. Cuando un barrendero gana más del doble que un médico o un abogado. Algo anda mal.

Por empezar, ¿Por qué tan pocos jóvenes terminan una carrera universitaria? ¿Tienen los incentivos para hacerlo? ¿Tienen una recompensa por su sacrificio? Ésta es una buena pregunta para comenzar el análisis.

¿Por qué un joven no trabajaría, si al fin y al cabo el dinero es necesario para la subsistencia misma? Tal vez porque otro le provee el sustento económico para sobrevivir, y él no tiene que hacerlo. En caso de que sean sus padres, puede ser un mal ejemplo, pero aún así es comprensible. Cada uno puede educar a sus hijos a su manera y es libre de hacerlo. Pero si sus padres no pueden, ¿Quién lo hace? El Estado.

Por ello, es que en febrero de este año, CFK lanzó un plan denominado ¿“PROG.R.ES.AR”? Con muchas similitudes al ya conocido “Jóvenes con Más y Mejor Trabajo”, que evidentemente no resultó. Al nuevo plan nuestra presidente lo “vende” como ¿“Un nuevo derecho”? Un disparate total, tanto jurídica como conceptualmente.

Dicho plan propone que los jóvenes que tienen entre los 18 y 24 años que no trabajan, trabajan informalmente o tienen un salario menor al mínimo vital y móvil y su grupo familiar posee iguales condiciones, cobrarán del Estado una prestación de $ 600 por mes, con el objetivo de iniciar o completar sus estudios en cualquier nivel educativo. Con el detalle de que promueve el trabajo no registrado, ya que de dicha forma lo habilita a uno a cobrar el plan.

Haciendo cuentas, el Estado va a destinar cerca de $ 10.000.000.000 anuales -sin control alguno- para que estos jóvenes “NI-NI” puedan terminar sus estudios. La pregunta es, si la misma plata va a destinarse para ello o solamente será un plan más para conseguir adeptos y fomentar el clientelismo político. ¿Sería la forma más eficiente de lograr el objetivo propuesto entregando esta gran suma de dinero en mano? Ya hemos visto cómo el Estado administra nuestros recursos, ejemplos sobran: Aerolíneas Argentinas, Fútbol Para Todos, etc. ¿Por qué deberíamos creerle en esta oportunidad? ¿Qué ha cambiado? Debemos sacar a los pobres de la miseria con un mecanismo que funcione, una propuesta integral, de inclusión, y no seguir fomentándolos mediante una política depravada y obsoleta. ¿Y que pasará con esta generación cuando se acabe el plan?

Los jóvenes necesitan un incentivo mayor que $ 600 por mes para embarcarse a estudiar una carrera de 6 u 8 años y calificarse, con los sacrificios y dificultades que ello implica. Y una vez que la terminen, ¿Qué incentivos o mejorías reales en su calidad de vida van a tener?

Veamos un ejemplo: un joven destina 8 años de su vida estudiando la carrera de medicina en la UBA, trabajando a la par, sacrificando tiempo propio, tiempo que podría pasar con su familia, recursos, pasando frio en invierno en las -muchas veces- precarias instalaciones de la UBA. Finalmente, se recibe. Comienza a trabajar en la guardia de un hospital público donde ni siquiera tiene los insumos para poder realizar su trabajo -¡salvar vidas!- y por lo cual percibe un salario que no llega a $ 5.000. Por otro lado, tenemos a otro joven que trabaja de barrendero y percibe entre $ 10.000 y $ 12.000 por su trabajo. Por último, tenemos a otro joven que trabaja en la industria de la construcción y otro manejando un camión, ambos con sueldos de entre $ 15.000 y $ 20.000 mensuales. Estas distorsiones salariales solamente nos roban los sueños y las ganas de progresar.

Ahora, ¿qué incentivo tiene un joven para hacer una carrera de tantos años de sacrificio si los beneficios no están a la vista? ¿Qué incentivo tiene un joven para trabajar, si cobrando planes sociales obtiene una renta muchas veces similar a un sueldo? Es allí donde radica el problema. Estamos educando a una generación con las premisas erradas, y todo lo que se construya sobre ello algún día se derrumbará. Debemos revisar nuestro rumbo. Necesitamos un contexto para fijar objetivos realizables en nuestras vidas e ir cumpliéndolos. Sentir y saber que está en nosotros lograrlo y superarnos cada día.

Debemos alentar al joven para que éste pueda tener un proyecto de vida a mediano y largo plazo que sea realizable. Necesita ver que hay un mejor futuro para él y los suyos, que existe un escenario de previsibilidad, de estabilidad, de seguridad, en el cual uno pueda desenvolverse. Porque de lo contrario siempre viviremos pensando en el hoy y la sociedad va dejando de tener proyectos, planes de vida y de progreso, propios y los de la familia. Las ganas de superarse se esfuman. Una persona que invierte tiempo y dinero en capacitarse e intentar progresar debe tener un mejor estímulo para lograrlo. Hoy nuestro país lamentablemente no puede brindarlo.

La próxima generación de dirigentes políticos deberá revisar estas políticas que no nos llevan a ningún puerto y alentar a los jóvenes a trabajar y estudiar ofreciendo beneficios reales, y no proponiéndoles un camino más sencillo que solo los lleva a la nada misma y al estancamiento. Ese es el camino del facilismo. Necesitamos un futuro en el cual podamos creer y por el cual luchar. Los jóvenes pedimos incentivos.

El verdadero progreso de un país y una sociedad radica en su aumento cultural, en el aumento de la mano de obra calificada y profesionalizada, en una mayor cantidad de emprendedores. Necesitamos crear fuentes de trabajo genuinas y modernas. Fuimos potencia hace un siglo y podemos volver a serlo. Nuestra principal preocupación no debe centrarse en que si los ricos se han vuelto más ricos, sino en como estaban los pobres ayer y como están hoy, que la gente de clase baja pase a formar parte de la clase media, que pueda tener un plan de vida posible y realizable. Si un país puede lograr que los pobres dejen de serlo, ¿Qué importa si los ricos se han vuelto más ricos? Hay que tener la filosofía del progreso y no la de la envidia. Hay que crear un ambiente institucional. Necesitamos poder creer en un futuro mejor. Un país necesita crear riqueza, riqueza genuina -no mediante la impresión de papel moneda-. El Estado no puede crearla por decreto. De esto se han dado cuenta hace tiempo, países sudamericanos que venían de ser gobernados por gente que viene de la izquierda, como es el caso de Bachelet en Chile, Lula en Brasil, Vázquez y Mujica en Uruguay y hasta Alan García en Perú. Debemos entender como país el mensaje arrollador de la realidad. El contexto global está hoy de nuestro lado.

Los únicos que crean riqueza somos nosotros, los ciudadanos, y lo que el Estado debe hacer es dejar desarrollarnos libremente y que podamos cosechar nuestros logros. Nos debe ofrecer oportunidades, algo que hoy escasea.

Originalmente publicado en: http://site.informadorpublico.com/2014/02/13/una-postura-erratica-sobre-el-progreso/

Una postura errática sobre el progreso
100% de 1 voto

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here